“Después de Banfield pensábamos que venía el despegue definitivo, pero en los últimos dos partidos, las cosas no salieron”.