"La frase de Lance Armstrong "que la gente decida" para que la opinión los aficionados lo salven de su estafa no es más que ocultarse detrás de la popularidad que todavía le pregonan muchos incrédulos"".