"Estos han sido días de mucha emoción", reflexionaba Verónica Linares con la corona sobre su cabeza. Es que la joven de 16 años, que está por recibirse de bailarina clásica en el Centro Polivalente de Arte, fue una de las chicas que actuaron con éxito en el espectáculo de cierre de la Fiesta Nacional del Sol, en el autódromo, el fin de semana pasado. Para completar su felicidad, la madrugada de ayer fue elegida Reina Juvenil del Carnaval. La joven, que representaba a la Agrupación Costa Norte, recibió el cetro después de una elección que no dejó lugar a dudas: sumó 11 votos de 22 en total (7 más que la Primera Princesa).

Antes de la elección, Verónica se presentó junto a sus compañeras bailando charleston en el escenario improvisado en medio del galpón de la Delegación Municipal. Después, mostró su cuerpo y lo movió al ritmo de la batucada vestida con un pequeño traje lleno de perlas y lentejuelas. Cuando comenzó el desfile en ropa informal comenzó a notarse que gran parte del público la apoyaba con aplausos. Y con la pasada en bikini, se empezó a escuchar el coro que cantaba "¡Ve-ro! ¡Ve-ro!". Tras la elección del jurado, Verónica terminó quedándose con la corona. "Me di cuenta de que iba ganando en medio de la elección, cuando tenía que seguir saludando porque tenía votos seguidos", contó la chica. Y dijo que, "sólo ensayé dos veces la coreografía que presentamos con las chicas. Al resto de los ensayos falté porque estaba practicando con los actores de la Fiesta del Sol, para el cuadro llamado París".

La morocha, que empezó a llorar antes de que el locutor anunciara que era la ganadora, dijo que se sintió muy feliz porque hacía mucho tiempo que la agrupación a la que representa no tenía una Reina. Y esta vez se les dio con todo: la Reina Infantil elegida también pertenece a la Agrupación Costa Norte. Es Lucía Morvillo, que tiene 9 años y, según repitieron varias veces los locutores, nació en Estados Unidos.