Esto se inscribe en la vieja disputa entre ambas provincias por las aguas del río Grande y el Atuel. Este último, considerado un río interprovincial, que dejó de aportar agua con continuidad al Noroeste de La Pampa, cuando aguas arriba en Mendoza se construyeron los embalses de El Nihuil.