En lo alto. El año pasado, la misa que celebró monseñor Alfonso Delgado contó con la presencia de la imagen de la Virgen de Luján, subida para la ocasión.

 

El párroco de Zonda, Víctor Hugo Gallardo, anunció que la cima de las Sierras Azules ya no tendrá más la imagen de la Virgen de Luján en un lugar fijo, como sucedió desde 1950. El año pasado subieron y bajaron la Virgen para Pascuas y si bien la comunidad católica esperaba que la acción fuese provisoria, Gallardo dijo ahora que ese traslado será permanente. El motivo: evitar actos vandálicos. Esto, en el marco de las serie de daños que hubo en Zonda con los símbolos religiosos y en otros sitios católicos que obligaron a medidas extremas de seguridad. La próxima edición de la ascensión a Sierras Azules, uno de los ritos más importantes de los jóvenes cristianos para celebrar Pascuas a 1.700 msnm, se llevará a cabo entre el 15 y 16 de abril.


El destrozo que sufrieron las grutas y la imagen de la Virgen de Luján en Sierras Azules, la decapitación que sufrió otra figura mariana también en el cerro, sumado al robo de la Virgen de Guadalupe en la parroquia y luego la profanación del sagrario llevaron a que el sacerdote decidiera que no habrá una imagen fija en la cima.
“Vamos a llevar la Virgen de Luján desde la parroquia en caballo y la vamos a bajar al otro día, después de la misa. Si había alguna intención de dejar una imagen fija en la gruta, nos lo quitó el daño que hubo en el cerro Parkinson hace unos días. Allí también dañaron una grutita, por vandalismo”, dijo Gallardo.


Este cambio en un lugar que durante Semana Santa toma un fuerte simbolismo entre los jóvenes católicos se suma a otros, obligados por actos vandálicos. El mes pasado llegó una reliquia de San Antonio a Media Agua y fue colocada en la parroquia dentro de una caja construida de vidrio blindado, con alarma y cámaras de seguridad. Esto fue como medida de prevención, pues la anterior reliquia del templo fue robada en 2009 y jamás encontrada.


En la parroquia de Zonda, en tanto, recurrieron otra medida extrema de seguridad a fin de evitar más robos y profanaciones: ahora guardan las hostias en una caja fuerte, detrás del altar. Por su parte, en la Catedral y durante un tiempo en 2012, las reliquias de Juan Pablo II tuvieron que ser resguardadas en la oficina de Rómulo Cámpora, por entonces a cargo del templo. Fue una acción preventiva y provisoria, tras una serie de daños en el lugar e incluso el intento de profanación de la tumba de monseñor Orzali, que obligó a que la Catedral comenzara a tener presencia policial dentro de la iglesia. 

¿Sube Monseñor?

En los próximos días se conocerá si monseñor Alfonso Delgado participará del ascenso y dará la misa, tal como lo hizo en los últimos años. Desde el Arzobispado indicaron que las posibilidades de que sea parte de la exigente peregrinación, a sus 74 años, son altas y con la motivación extra de que será su última experiencia como arzobispo de San Juan, ya que se jubilará.