El capitán Pollard fue rescatado un día después de que el Two Brothers se hundiera. Volvió a Nantucket, donde optó por una vida tranquila, sedentaria y decididamente no marina, aunque otros marineros lo etiquetaron como un "Jonás" o marinero maldito.

Eventualmente consiguió un trabajo como sereno nocturno en el pueblo. En 1850, fue visitado por el escritor Mellville, que había buscado a Pollard y encontrado algo así como un alma gemela en ese hombre mayor que él. Según testigos, ambos habían tenido experiencias extremas y luego continuaron viviendo tranquilamente, ignorados por todos.

En efecto, Melville trabajó como inspector de aduanas hasta varios años antes de su muerte, en 1891. Pollard murió solo, pero aparentemente amado por sus vecinos de Nantucket en 1870.