La cosecha está a pleno en un año en que los fuertes calores de diciembre y enero anticiparon de una manera inusitada la cosecha de uva para vinificar. 


Al respecto el ingeniero Juan José Ramos, empresario vitivinícola y presidente de la asociación de viñateros independientes, indicó que "es una campaña en donde estamos procurando junto a la Federación de Viñateros que los precios para las uvas comunes pagados por las bodegas sea de $5 el kilogramo, a fin de poder, al menos, cubrir los costos de producción". 


"Esperamos poder conseguir un mejor precio que el que están ofreciendo los empresarios industriales, en un tipo de uvas cultivado por el 90% de nuestros viñateros representados", afirmó Ramos. 
"Además entre las variedades comunes también caen la Torrontés o Pedro Jiménez que nosotros solicitamos hace ya varios años que se dignifiquen sus precios en función de la diferenciación de los vinos obtenidos de estos racimos más frutados y aromáticos en los mercados", reclamó. "Esta realidad es diferente en Mendoza", indicó. 


"Por este mismo motivo hay variedades como el Moscatel que han perdido superficie de cultivo y además por el desarrollo inmobiliario desordenado en departamentos como Albardón". 

 

La cosecha asistida se ha extendido en uso entre los viñateros locales para reducir costos.  

 
La pasa  
 

"En el caso de las variedades de uva para pasas y muy a pesar de la menor producción por los daños ocasionados por la helada del 6 de setiembre del año pasado fundamentalmente, no es bueno; muy a pesar de contar con la mitad de la producción y no haber stock".  


"Los precios internacionales para pasa no han subido aún y como va a faltar bastante pasa y para ello aconsejamos hacer la pasa propia para defender el precio. Es que el año pasado se exportaron unos 30 millones de kilogramos y este año no e si llegamos a los 15 millones. Esto significa menores ingresos de divisas, mano de obra y recursos", explicó Ramos. 


Aclaró: "De todos modos no es la misma situación que con la uva de mesa, donde en los últimos años por la falta de competitividad internacional argentina y de políticas locales para este sector, hemos perdido el 90% de los mercados, pasando de exportar unos 70 millones kilogramos a un poco más de 5 millones, con el cierre de las empresas más importantes como Expofrut y Patagonian, por ejemplo. Solo quedaron exportadores chicos". 


"Esto habla alas claras de los altos costos argentinos y la gran presión impositiva entre otros factores que afectan las exportaciones de economías regionales como la nuestra". 


"Esta realidad está haciendo que mucha uva que iba para el consumo en fresco, termine en los lagares para la elaboración de mostos concentrados y/o rectificados de uva", afirmó el dirigente viñatero. 


 
En la unión... 


 
Toda esta realidad ha llevado a los viñateros a multiplicar las reuniones en época de cosecha respecto de campañas pasadas: "las entidades vitícolas de San Juan nos estamos reuniendo a fin de acordar estrategias para defender mejor los ingresos de nuestro sector", afirmó. 


"Estamos promoviendo el asociativismo entre los productores, a fin de unificar la oferta, sumar mayor producción y hacer la venta de la uva en conjunto de un mayor volumen con mejores precios", explicó el ingeniero Ramos. 


"La idea es que no se apresuren a vender, ya que a pesar de que ha caído el consumo y la exportación, también a caído la producción, observando a medida que avanza la cosecha vamos confirmando la existencia de menos existencias vínicas y también de una menor cosecha uvas comunes por deshidratación fundamentalmente en San Juan, donde además se nota la fuerte reducción de cosecha en Mendoza por sus accidentes climáticos", alertó. 


A esta altura de la entrevista surgió el tema de las importaciones de vinos, señalando que "esta maniobra distorsiva para para los precios del mercado ha continuado. Pero vemos con agrado las medidas tomadas por el gobierno de San Juan y el mendocino, de castigar dichas operaciones con mayores alícuotas de ingresos brutos y la quita de otros beneficios". 


"Nosotros creemos que los grandes operadores están buscando comprar las uvas y luego poner el precio y con ello puede haber sorpresa. Por ello sugerimos vender a bodegas locales más pequeñas para defender mejor los precios, en un año con mejor calidad de racimos que otros años". 
 

EN NÚMEROS 

  
25 a 30 pesos se ha llegado a pagar por kilogramo de la variedad de uva tintorera Aspirant Bouchet en San Juan. 

12 a 14 pesos el kilogramo de las variedades de uvas de vinificar Malbec y Cabernet esta semana. 

8 a 9 pesos el kilogramo de las uvas de las variedades Tannat y Tempranillo reciben ese valor en bodega. 

8 a 9 pesos se ofreció por las uvas blancas de las variedades Chardonay y Ugni Blanc y $7 el kilo de Viogmer. 

3  pesos por kilogramos ronda el precio de las variedades comunes, aún sin confirmar, para la Cereza y otras.  

LA FRASE 
 
"En esta cosecha la clave está en medir bien los gastos, asociarse y agregar valor para defender los precios". 
Juan José Ramos - Asoc. Viñateros Independientes