Las dietas "milagrosas" encontraron en las redes sociales un lugar ideal para tener seguidores, que no cuestionan su procedencia o si realmente son buenas o perjudiciales para la salud. Lleva la delantera, la denominada "intermitente", que promueve ayunos prolongados de hasta 24 horas horas, basada en el principio descubierto por el científico japonés Yoshinori Ohsumi quien recibió el Premio Nobel de Medicina por esta investigación. Lo cierto es que los profesionales de la Nutrición avalados por la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN), comenzaron una campaña por los mismos medios para prevenir sobre los daños que puede causar a la salud cualquier tipo de alimentación que no contenga los nutrientes necesarios para el desarrollo normal de una persona. Natalia González, licenciada en Nutrición (M.P.180), señala todos los aspectos a tener en cuenta para una buena alimentación y los peligros de seguir planes o consejos para descender de peso por internet.


- Por las redes sociales pululan las dietas para estar en forma. ¿Cuál es tu opinión sobre este tipo de recomendaciones alimentarias, sobre todo aquellas que promueven los ayunos?
Los mensajes sobre alimentación que se transmiten y se viralizan por estos medios de comunicación son muy peligrosos para la salud porque en primer lugar no tienen rigor científico, ni están adaptados a cada persona según sus necesidades y particularidades.


-El tema es que quienes siguen dietas intermitentes se basan en un estudio que recibió un Premio Nobel en Medicina. Al menos ese es el argumento.
Sí todas las dietas dicen tener un fundamento, pero los profesionales de la nutrición nos guiamos por lo que indica el Ministerio de Salud de la Nación a través de las guías alimentarias argentinas. Éstas están basadas en estudios y consensos de grupos de expertos en nutrición, capacitados y constantemente actualizados para dar los mejores consejos a la población argentina. En el caso de las dietas intermitentes, como su nombre lo indica se denominan así porque ayunan por períodos determinados de horas, algunos a diario, otros de manera semanal. Mi argumento para sostener que son nocivas para la salud es porque disminuyen los valores de leptina de nuestro organismo, una hormona que se encarga de regular el peso corporal, el apetito y la termogénesis, es la que se encarga de dar señales de saciedad al cerebro. A su vez ésta tiene efectos sobre la grelina, otra hormona que segrega el estómago y el páncreas que se encarga de dar sensación de hambre. También aumenta el cortisol -denominada del estrés-, y en niveles altos genera resistencia a la insulina, aumenta la grasa abdominal, disminuye las defensas y la masa muscular. Esto sin contar que también disminuye la actividad de la glándula tiroidea, por citar algunos ejemplos. Realmente hay que ser muy cuidadoso para fundamentar una dieta. 


- En definitiva, este tipo de "plan" para bajar de peso ¿es peligroso?
Se sabe que nuestros antepasados tenían una manera adaptativa de comer, el homo sapiens realizaba muchos ayunos prolongados ante la escasez de alimento y gastaba mucha energía hasta cazar un animal que comía hasta terminarlo porque, obviamente, no tenía refrigerador ni nada por el estilo. Así guardaban energía hasta volver a cazar, pero nosotros ya no funcionamos de esta manera porque tenemos disponibilidad de alimentos en forma permanente, tenemos una disminución del gasto de energías debido a la tecnología, entonces ayunar en nuestra sociedad no es la manera de mantener un peso saludable. Al contrario tenemos que distribuir los alimentos de mejor manera, generar mayor gasto energético y ordenar los horarios del día para comer. No puedo decirle a alguien que se levante y recién coma al medio día porque le estoy generando malos hábitos de alimentación ya que una persona que no desayuna tiene más posibilidades de desarrollar obesidad y sufrir el impacto para producir colesterol y triglicéridos, en cambio quien desayuna tiene mejor control de peso, más productividad durante toda la jornada, más capacidad cognitiva, menores riesgos de generar enfermedades. Los ayunos son peligrosos.


- También se ve en las redes una campaña alertando a la población para no seguir ningún tipo de consejo sobre alimentación proveniente de "influencers", que cuentan como hacen para verse espléndidos. 
Desde la SAN se ha manifestado una gran preocupación por la cantidad de influencer que aconsejan sobre alimentación y ha iniciado una campaña preventiva advirtiendo sobre los peligros que implica. Adherimos a ella todos los matriculados en nutrición. A esta tendencia se la ha denominado "intrusismo profesional", es decir que no son profesionales de la salud ni cuentan con título habilitante par dar este tipo de recomendaciones. Siempre hay que consultar a un especialista con matrícula profesional ya que no damos las mismas recomendaciones para todos, si no que se adapta al paciente, con sus antecedentes familiares, sus situaciones personales, su modo de vida, entre muchas cosas más. La nutrición es una ciencia, no una opinión. Debemos estar alertas ante todo esto.

Natalia González, licenciada en Nutrición. 


- ¿Se sigue sosteniendo que lo ideal es hacer cuatro comidas diarias, más dos colaciones?
Las colaciones se hacen sólo si son necesarias porque hay pacientes con horarios muy regulares que no las necesitan. En ese caso pueden hacer sólo las cuatro comidas principales: desayuno, almuerzo, merienda y cena. En este punto hay que aclarar que siempre se deben hacer distribuyendo los alimentos a lo largo del día. Personalmente recomiendo no desayunar más allá de las 10 de la mañana o cenar más allá de las 10 de la noche, por una cuestión de orden. Siempre comer con la necesidad de comer y no porque hay una indicación que me lo dice.


- El sanjuanino en general, cena muy tarde.
Sí por el calor, por eso también recomendamos comer cosas más frescas en esta época. No es lo mismo comer un plato de pastas a las 12 de la noche que comer menos pastas con una buena ensalada a las 9 de la noche. Así comenzamos a cambiar el concepto de alimentación y de horarios, y si me quedo despierto hasta tarde puedo hacer una colación de una fruta.


- Otras de las dietas que están en boga son aquellas en las que se retiran azúcares y harinas por tiempo determinado.
Esas son las famosas dietas disociadas que sacan alimentos por algún período, no promueven ayunos pero si quitan elementos de la dieta habitual. También es peligroso, de por sí la palabra dieta es restrictiva, y a una persona que quiere bajar de peso le debo enseñar a distribuir los azúcares en el día, no a eliminarlos. Si nos sos diabético porque voy a preocuparme por sacar el grupo de azúcares, al contrario debemos ayudar a elegirlos mejor. Lo mismo con la harina y cualquier otro alimento.


- ¿No hay ningún alimento que se deba eliminar, aunque sea poco saludable?
Es cierto, hay alimentos que son saludables y otros que no lo son, pero si aquello que no es saludable lo consumo en forma esporádica, eventual y no forma parte de la alimentación diaria, no creo que haya que eliminarlo. Si alguien disfruta de un helado una vez a la semana está bien, pero no todos los días.


- ¿Una mamá o un papá puede acudir a pedir ayuda profesional si su hijo o hija no quiere asistir y tiene problemas de sobrepeso?.
Un niño o adolescente debe ir acompañado siempre de un mayor. Eso es importante también para eliminar dudas de quien lo acompañe porque a veces desconocen como es el trabajo de una nutricionista. Es cierto que en muchos casos los adolescentes tienen miedo de ir porque creen que los van a someter a una dieta y no es así. Es cierto que para generar hábitos tiene que haber una persona receptiva que quiera hacerlo, pero a mi me pasa que llegan con la mamá que lo llevó sin mucho consentimiento, y trato en primer lugar de sacar algunos mitos como pensar que de ahí en más no comerá rico. Hay que explicarles que aprenderán a comer y a disfrutar esa comida. En este tipo de situaciones en las que no van muy convencidos, me ha pasado que se transforma en una relación hermosa porque los chicos son esponjas y absorben todo, aprenden más fácil. Más aún si los involucras en la preparación de las comidas.


-¿Qué cosas no deben faltar en una alimentación equilibrada? 
Los lácteos bajos en grasa a partir de los dos años de edad, como parte del desayuno y la merienda; las frutas en su diversidad de colores a lo largo del día como postre o colación. Tampoco deben faltar las carnes magras y el pescado. Como de éste último tenemos muy bajo consumo, sugiero agregar una lata de atún en una ensalada; también el huevo debemos incorporarlo como proteína saludable en una ensalada, un omelette o comida principal. Las harinas que últimamente están tan mal catalogadas, son fuente de energía saludable y de larga duración; las verduras, legumbres son otra forma de agregar energía saludable y en esta época hay que comerlas en ensaladas frías en almuerzo o cena. Todo es cuestión de orden. El secreto es la variedad de alimentos.


- ¿Qué cantidad de agua debemos ingerir en esta época?
Por lo menos dos litros de agua, más el aporte de las frutas, verduras, infusiones. Debemos generar el hábito del consumo para no estar contando las botellitas. Sumar licuados, jugos de frutas hasta que consigamos mejorar la ingesta de agua. Los niños deben beber aún más porque tienen más movimiento y sus necesidades son mayores.