El proyecto presentado por la empresa DAMS en el Ministerio de Minería, Ministerio de Hacienda y Finanzas junto con la Secretaría de Ciencia y Técnica tiene la clara intención de mejorar los trabajos de prospección (estudios exploratorios) que se realizan en San Juan mediante la incorporación de sensores geomagnéticos, termales y nucleares a los vehículos de vuelo no tripulados.

 

“La idea fundamental es generar un cúmulo de datos geográficos muy completo para tomar las mejores decisiones posibles. Vale destacar que sería dar un gran avance en la materia, ya que estos sensores son algo totalmente nuevo para Latinoamérica. Solo en Chile se han hecho algunas pruebas, es decir que sería estar a la vanguardia de la exploración minera mediante la utilización de vehículos de vuelo no tripulados, más conocidos como drones”, explicó Santiago Azcona, uno de los tres integrantes de la empresa sanjuanina.

20.000 es el valor máximo en dólares de los sensores geomagnéticos, termales y nucleares que han sido solicitados en el proyecto de la empresa Dams.

Según explicaron fuentes de la compañía, actualmente el uso del sistema conocido como VANTS (se utiliza actualmente en la provincia) permite realizar relevamientos fotogramétricos y en base a ellos, generar modelos digitales de terreno georeferenciados. Sin embargo, los nuevos sensores permitirían ampliar la posibilidad de generar datos cuantitativos del terreno para una mejor evaluación. “La intención es generar información más allá de lo evidente, estos elementos sirven para cuantificar en fuerza o dirección la señal magnética de una determinada muestra que se está analizando. Para eso necesitamos vehículos de vuelo de porte robusto y sobre todo fiables, como los que tenemos nosotros, ya que el peso de los sensores puede variar”.

 

Los datos obtenidos por los sensores, cuyos costos oscilan entre los 15.000 y 20.000 dólares, se sumarían al software para procesar información de manera más completa y rigurosa. “Estos elementos proponen un beneficio muy importante, ya que luego de obtener los datos, se pueden generar campañas exploratorias mucho más precisas, sabiendo donde se encuentran los indicios más fuerte en materia de recursos”, explicó Azcona. Y continuó: “Una de las grandes ventajas al incorporar estos sensores sería la posibilidad de planificar de mejor manera la logística de exploración en detalle cuando el equipo de geólogos utilice la información obtenida. A su vez plantea un ahorro muy grande en materia de movimiento de maquinaria, y sobre todo da la posibilidad de obtener mucha información de zonas que en principio resultan inaccesibles”.

 

El expediente presentado por la empresa de drones incluye el financiamiento del 70% del proyecto, en el cual, la compañía de origen sanjuanino aportaría recursos humanos y los vehículos de vuelo no tripulados que integran su flota, con los cuales ya han realizado trabajos para distintas industrias locales como minería y agricultura. “Es importante destacar que no seríamos los primeros en realizar aeromagnetometría y aerogravimetría, tampoco somos pioneros en realizar fotogrametría ni sistemas de información geográficos con los datos obtenidos. Lo que nosotros planteamos como empresa es la integración de todos estos conceptos. Las nuevas tecnologías y avances permiten cambiar el paradigma de la exploración minera, y queremos ser partes de ese cambio como emprendedores sanjuaninos”, concluyó Azcona.