Con una autoridad ganada en el terreno del teatro, con basta trayectoria como actor y director, Ariel Sampaolesi, el responsable local del Instituto Nacional del Teatro (INT), se anima a definir la esencia de este arte encarado a nivel independiente como "un movimiento importante que nuclea a un grupo de hacedores, llámese técnicos, escenógrafos, directores, vestuaristas, actores, dramaturgos, etc., que desarrollan su actividad en las salas de un teatro. Se llama así porque son salas que están fuera de los circuitos oficiales del teatro. En nuestra provincia no hay una comedia provincial o municipal como existen en otros lugares del país. Aquí la mayor concentración está vinculada al teatro independiente, es casi el cien por cien de la actividad. Los grupos teatrales en la provincia tienen mucha trayectoria, como grupo conformado. Esta organización se encarga de todo lo que concierne a una función: arma la obra, programa la sala, realiza la difusión, vende las entradas, busca el lugar, se encarga además del vestuario y la escenografía, hace el espectáculo y por último cobra el dinero, entre otras cosas más. En el teatro independiente se activa el lenguaje artístico, esto es: la búsqueda, la investigación, poner el cuerpo, el riesgo de ir por otros lugares desde la emoción. Es un grupo de gente que se autogestiona, desarrollando, además, otra profesión. No utiliza recetas ya probadas en otras obras. Funciona como cooperativa de trabajo, cada persona tiene un puntaje de acuerdo a su rol".

Esta definición bien vale para reconocer a todos los que hoy, 27 de marzo, festejan el Día del Teatro, a nivel mundial. Y ¿por qué es así? Sampaolesi lo atribuye a que San Juan tiene historia sobre el escenario.

"El teatro sanjuanino tiene muy buen nivel, hay una tradición teatral, que específicamente en lo que se refiere a teatro independiente". Viene de los radioteatros y después del Instituto Superior de Arte, que era una escuela de teatro de los años "60, que formó actores como Andrés Lobos, Oscar Kümmel, José Campus, fueron puntapié para la danza y el mimo y otras artes más. Toda la movida del teatro independiente actual proviene de los pilares, Kümmel y Campus, que son dos grandes referentes contemporáneos de los años "60 y "70. El teatro de hoy proviene de esa estética, que podría definirla como ecléctica, una estética que según los investigadores, el teatro tiene mucho que ver con el cuerpo, cómo decir con el cuerpo, cómo contar desde el cuerpo. Así era la formación de Kümmel, un poco mimo, que hablaba con el cuerpo. También tuvo que ver en esta formación Violeta Pérez Lobos, una expresión a través de la danza. De allí salieron: José Annecchini, Juan Carlos Carta, Rosita Yunes, Ariel Sampaolesi, entre otros. Todos poseemos esa estética. La característica que tiene el teatro aquí en la provincia es que es un teatro de investigación, de ruptura e innovador y eso se nota en las fiestas nacionales de teatro. Además es un teatro que tiene mucho compromiso político, busca la transformación social, y es ahí donde está la esencia del teatro, ser transformador de algo".

El primer trabajo

"Empecé a los 17 años (hoy tiene 35 años) a incursionar en el mundo artístico. Cuando me lancé solo hacer una obra de teatro por primera vez, lo que quería era buscar un discurso innovador y con interrelación de disciplinas. Esto ha ido mutando con la experiencia y con los momentos vividos. Lo que a mí me interesa contar son cosas que me atraviesen el alma. Por esto es que me dedico a escribir mis propias obras, ya que nada de lo que leo me identifica. Esto tiene que ver con la dramaturgia del actor y lo que el cuerpo tiene que decir. Mi actividad actoral está íntimamente ligada al teatro independiente del interior de la Argentina, que es un movimiento teatral de exploración que está fuera de los circuitos teatrales oficiales y comerciales".

Según su curriculum, sus profesores han sido desde Oscar Kümmel, Rubén González Mayo, Tomás Motos Teruel (Universidad de Valencia, España), Patricia Savastano hasta Lilo Baür (actriz suiza), entre otros.

Después de la primera obra en que actuó "Los indios estaban cabreros", de Agustín Cussani, dirigida por Oscar Kummel (en 1992) siguió una carrera en ascenso y sin límite. "He incursionado en casi todos los roles que hacen a la actividad teatral: la actuación, la dirección, la dramaturgia. El teatro que hago podría definirse como experimental. Los procesos de producción de ese teatro, se alejan de las concepciones clásicas de representación y abordaje de lo teatral. Las fusiones con otras disciplinas artísticas como las artes visuales y la danza contemporánea; y la búsqueda de otras formas y estéticas, entre las que figuran la no actuación, el neogrotesco, las imágenes desde afuera y la dramaturgia del actor forman parte de esa búsqueda. La escena desde la nada, desde el vacío. El espacio, el actor y lo que su cuerpo tiene para decir".

Las obras en las que dejó huellas

"Hay una obra emblemática mía que es "Feroz" que la realicé por primera vez en el año 2003 y por última vez en Corea en el año 2008. Esta obra es una marca fuerte en mi carrera, tuvo éxito en San Juan: Ganó la fiesta provincial, la regional y después la nacional. Salió de gira por la Argentina y llegó a otros países como Brasil, Colombia, Paraguay, Corea, entre otros. Es una obra que tiene que ver con la universalidad del lenguaje, así como lo dijo García Lorca: "Pinta tu aldea y pintarás el mundo". Es decir cuando uno trabaja desde lo genuino, puede ser interpretado por cualquier cultura, así logra la universalidad. Otras obras con las que estoy satisfecho por el trabajo realizado son "Desvestir Santos", "Flores en la cartera" "Despacho de lamentos", "El Murmullo". Actualmente estamos trabajando con una obra llamada "Tía Bosni" que empezamos a ensayar este año para ponerla en función a fin de año".

En la actualidad

"En estos momentos estoy trabajando en la gestión teatral, hace dos años que estoy como representante del Instituto Nacional del Teatro. Un organismo que está en la órbita de la Secretaría de Cultura de la Nación, creado a través de la ley, 24.800 del año "98, éste crea esta institución que se encarga de difundir fomentar y promover la actividad teatral independiente en todas sus formas. Cada provincia tiene su representante a nivel nacional y a su vez, el país está dividido en regiones. Del Nuevo Cuyo (una de esas regiones) soy representante e integro un consejo en donde se toman decisiones que tienen que ver con las políticas teatrales tomadas por el INT en todo el país".

La Fiesta del Sol

El trabajar para la Fiesta del Sol (NdR: fue director teatral y a su vez interpretó a Sarmiento adulto) significó muchas cosas en mi vida, desde el punto de vista de crecimiento artístico, cultural, actoral, humano, entre otras cosas más. Rescato muchas cosas de aquel espectáculo, pero haciendo hincapié en lo teatral, me llamó poderosamente la atención la cantidad de jóvenes en San Juan con aptitudes y deseos de realizarse en alguna de las disciplinas artísticas desplegadas en la fiesta. Los grupos de teatro independiente son muchos en San Juan, éstos poseen talleres para formar actores. Lo que falta es una escuela de formación estatal que le permita acceder a cualquier persona. Hay mucha gente que desea integrar un grupo y desconoce. Para ello podes contactarnos a:

Movidas de blog y facebook, afiches en la calle, postales, etc.

Inst. Nac. Del Teatro: Tel: 421 9113

Mail del INT: [email protected]