Si hay un alimento insustituible para los argentinos es la empanada, que gana cada vez más terreno en sus distintas opciones de mezcla de sabores antes impensados. Es que a la tradicional de carne picada o cortada, con o sin huevo, entre otras recetas regionales se han sumado con éxito novedosas versiones gourmet. Un término francés que hace referencia a aquellas preparaciones en las que se utilizan ingredientes exquisitamente seleccionados, con exhaustivos cuidados y elaborados por personas con experiencia y pasión por la alta cocina. Con esa fórmula han ganado terreno las nuevas propuestas, que en este caso arribaron a San Juan con novedades tales como las empanadas con masa elaborada con tinta de calamares y relleno acorde al gusto y color; otras en los que el salame juega un papel principal, hasta las dulces de alcayota y nuez o de zapallo (santiagueño) y queso, por citar sólo unos ejemplos.


Así es parte de la amplia carta que ofrece El Hornito Santiagueño, una franquicia que llegó a San Juan hace 15 días de la mano de Gustavo Navarro y su esposa Claudia Villegas. Cuenta con 60 locales en todo el país con una trayectoria de más de 15 años en el mercado. Si bien es de origen cordobés, su propietario es santiagueño -de ahí el nombre de pila-.


En este corto plazo son varias las empanadas que ya suman adeptos. Una es la llamada parisina cuyo relleno sorprende por la cantidad de pollo, champiñones, queso parmesano, provoleta y hierbas. Esta compite directamente con otra de pollo, champiñones y cereza a la crema. En ese orden, otra de variedad similar en la que a la carne de ave, se le suma mostaza, salsa blanca, morrones y mozzarella.


Sin duda hay para todos los gustos. Ni hablar de la empanada de frutos de mar -también llamada empanada negra porque la masa está teñida con tinta de calamar-, que cuenta con langostinos, calamar, camarones, mejillones, pimiento rojo, cebolla, aceite de oliva y salsa estilo hornillo, o la de pollo al wok con hongos. Un mix que sorprende a los amantes de este tipo de producto.

>


Para los que buscan nuevos sabores también está la empanada "caribeña", con langostinos caramelizados con azúcar negro, pimienta, tomate y salsa de soja.

>


Y si de gustos exóticos se trata también está la de cordero patagónico con papas o la de calabaza con roquefort.


Nadie queda afuera de la propuesta ya que los vegetarianos tienen una gran oferta que va desde la primavera hasta la tradicional de verduras.


"Esta empresa la conocimos con mi esposa casi de casualidad, pero nos impactó la calidad de los productos realmente exquisitos y decidimos ponernos en marcha para traerla a la provincia. Se caracteriza por tener 40 variedades de empanadas, tartas, calzonis y pizzas. Además para las fechas patrias se vende el tradicional locro pero frizado. El resto de los productos llegan semanalmente en transporte térmico de la misma empresa desde Córdoba, todo preparado para garantizar la misma calidad en todo el país", cuenta Navarro.


Las empanadas de carne merecen párrafo aparte porque a las tradicionales que ya conocemos -con o sin aceituna-, se suman las de carne picante; carne dulce; matambre y las exquisitas árabes.
Otra novedad es que en un mes llegan las pastas rellenas que serán muy novedosas para la provincia.

 


 

Las dulces


Nada más tentador que una empanada dulce y crujiente para el postre o la colación de media mañana o tarde, también hecha a horno digital que le da una cocción exacta.

>


En este caso la propuesta es por partida triple. Una de alcayota (en esta empresa le llaman cayote), quesillo y nuez; otra de zapallo en almíbar y queso (usan un zapallo de origen santiagueño muy amarillo y sabroso), y finalmente la de manzana verde y provolone. lógicamente que la masa acompaña equilibradamente cada sabor, como el toque de anís en la de alcayota.



Más sabores

Empanada ecuatoriana: cerdo, cebolla, pimientos, salsa agridulce y ron cubano.
Empanada veneciana: peperoni, mozzarella, morrón y roquefort.

 

Fotos: Gentileza El Hornito Santiagueño