La llegada de las fechas navideñas trae como tema central la reunión de noche buena en torno a la mesa. Las cosas que hay que programar son muchas y generalmente dependen de pocos. En esta época en San Juan el clima es muy cambiante, por eso te recomendamos que antes de comenzar con la lista de preparativos chequear el tiempo por algún medio. La organización ronda en base al espacio dispuesto y al número de invitados. Una vez localizado el sitio más adecuado para la mesa, sillas y tránsito de gente, podes saber cómo decorar tu espacio de Navidad. Aunque no es lo más recomendable, en el caso de tener dificultad para poner una sola mesa grande, se puede optar por dos más pequeñas que puedan caber de forma separada. Pero siempre hay que hacer todo lo posible porque todos estén sentados en una sola mesa para poder estar todos juntos. Domingo a domingo Revista Oh! te va ofreciendo detalles de las fiestas para facilitar tu organización y darte detalles bonitos para tu hogar. Ese lugar de reunión debe estar armónico y brindar alegría y paz a la vez. La propuesta hoy es mostrar distintos tipos de mesas navideñas que puedes armar en tu jardín o casa. Lo ideal es un ambiente cálido, festivo y cómodo para esa noche. Año a año estas recomendaciones son útiles tenerlas a mano para empezar a realizar los preparativos:

LOS INVITADOS

Es importante hacer una lista de invitados y fijar el número de asistentes según la capacidad del sitio donde piensa celebrar la fiesta y según el presupuesto que quiere gastar. Cabe dos posibilidades: invitar a todos a la cena o invitar sólo a los familiares más directos a la cena de Noche Buena, y luego extender una invitación a los demás familiares y amigos para una fiesta o brindis.

VER EL MENÚ

La cena de Navidad requiere especial planificación. Toma el lápiz y papel:

El menú: aperitivos, número y orden de platos, tipo de platos (recetas tradicionales de Navidad, recetas navideñas, recetas vegetarianas de Navidad para los que no comen carne, dulces de Navidad...)

Los vinos: elegir el vino en función del menú. Incluir también bebidas sin alcohol o comprar jugos, también puedes acompañar con un aperitivo y algún trago. Es importante la bebida para el postre o mesa dulce. Un detalle importante es ver si contamos con heladeras suficientes para refrescar las bebidas, de lo contrario hoy puedes alquilar los freezer.

Decoración de la mesa navideña: es muy fácil adornar una mesa con imaginación, y es una tarea que suele gustarles a todos los integrantes de la familia, puede ser con elementos naturales del jardín, una Navidad temática o bien haber comprado algunos objetos de decoración especial para esa noche. Comprar velas para la mesa, servilletas de papel de Navidad, hacer un centro de mesa, hacer arreglos florales, preparar la piscina o cascada de Navidad son muy buenas ideas.

HACER LA LISTA

Es importante hacer una lista y respetarla. Si va a comprar al supermercado y se permite ir añadiendo cosas imprevistas a la cesta, corre el riesgo de romper su presupuesto. Hacer una lista con varios apartados (comida, bebida, adornos, servilletas y mantel, entre otros) varios días antes de ir a comprar.

PREPARACIÓN DE LA CENA

Intente preparar todo lo que pueda antes de Noche Buena. Muchos platos se congelan estupendamente, y la preparación de comida le permitirá ir más descansada durante la tarde de preparativos. Todos los dulces de Navidad y el turrón por ejemplo pueden prepararse varios días antes. Pensar en cómo reducir las tareas.

PREPARACIÓN DEL AMBIENTE

Organiza la decoración del lugar con armonía, no cometer el error de recargar el lugar. Debes tener presente el espacio físico para transitar con comodidad, la mesa, las sillas y si tienes un juego de sillones. En cuanto a los adornos se aconseja que la casa en su totalidad guarde un mismo estilo. El centro de mesa recuerda que no debe impedir la vista de los comensales. Esto se puede hacer incluso la noche anterior.

TERMINAR CON TIEMPO

Es posible, terminar los preparativos al menos dos horas antes de la llegada de sus invitados. Esto le dará tiempo para darse una buena ducha o un largo baño, vestirse con tiempo, relajarse, ayudar a sus hijos etc.