>> Las frutas argentinas se posicionan en el mercado mundial


El reconocimiento internacional de zona libre de mosca de los frutos le permitió a la Patagonia potenciar la producción, ampliar destinos y disminuir costos de exportación. Por cada dólar que invierte el sector en el programa de control y erradicación de la mosca, factura US$ 15,4.


Debido a los daños que produce en la fruta, la mosca del mediterraneo (Ceratitis capitata) es considerada como una de las plagas de mayor importancia económica para la producción frutihortícola mundial. Para erradicarla y cumplir con los estándares de sanidad e inocuidad, en la Argentina se creó el Programa de Control y Erradicación de Mosca de los Frutos (Procem). Se trata de un proyecto público-privado que permitió la validación internacional del estatus sanitario "libre de mosca de los frutos" para toda la Patagonia argentina.


La instalación de barreras sanitarias para proteger a una zona de una plaga es considerada como un bien público, ya que el beneficio es para todos los productores de esa región. En este sentido, Darío Fernández -director del INTA Alta Valle, Río Negro- destacó que "el logro y mantenimiento de este estatus sanitario a lo largo del tiempo da confianza a los mercados internacionales sobre el trabajo que realizan los productores y el organismo sanitario nacional".


Implementado hace 20 años, el Procem permitió incrementar las exportaciones de peras y manzanas a los mercados en los que la plaga es cuarentenaria y diversificar la oferta, particularmente con el crecimiento de la producción y exportación de cerezas.


"El sostenimiento del programa durante estos 20 años continúa dando sus frutos y permite no solo mantener los mercados tradicionales, sino que brinda la oportunidad de incursionar en nuevos destinos con mayores exigencias", señaló Fernández y ejemplificó: "Como el mercado chino. A inicios de 2019, se realizó la primera exportación directa de cerezas a ese país".


"El estatus de 'zona libre de mosca de los frutos' permite la exportación de nuestras frutas a los Estados Unidos por cualquier aeropuerto o puerto, tanto de la costa este (Atlántico) como la costa oeste (Pacífico)", agregó Fernández.


Uno de los principales resultados de la vinculación entre el INTA, el Senasa, el gobierno provincial, empresarios y asociaciones de productores es que la Argentina pudo ganarse un lugar en el mercado mundial de frutas de pepita.



>> Los argentinos están entre los más tecnificados de América Latina


En su último análisis, poco antes de su fallecimiento ocurrido hace un mes, Mario Bragachini destacó la adopción de tecnología nacional y planteó cuáles son las innovaciones, tendencias y desafíos del sector metalmecánico en un año con buenas perspectivas productivas.


Tras una ilustre trayectoria en el INTA y más de 40 años de experiencia en el sector de la maquinaria agrícola, Mario Bragachini contribuyó notablemente a transformar la agroindustria argentina para volverla más tecnificada y eficiente. Recientemente jubilado y convencido de continuar apoyando la causa, falleció a los 65 años producto de una afección cardíaca de la que no pudo recuperarse.


En su último análisis, poco antes de su fallecimiento ocurrido hace un mes, Mario Bragachini destacó la adopción de tecnología nacional y aseguró que "el productor argentino del área pampeana y extra pampeana es el más adoptante de tecnología de América Latina".


Asimismo, planteó que "la campaña récord motivará la demanda de máquinas e insumos tecnológicos que se pueden transformar en ventas reales, en la medida que aparezca la posibilidad concreta de inversión con créditos accesibles de la Banca oficial y privada".


En este sentido, aseguró que "existe mucha necesidad real de venta en la industria nacional para mantener los puestos de trabajos", al tiempo que "los productores y contratistas también tienen la necesidad de contar con nuevos equipos para levantar una buena cosecha". Para el especialista, "será un año complicado para todos, pero de mucho potencial".


Con respecto a las innovaciones en el sector, Bragachini aseguró que "se verán nuevas máquinas con mayor productividad, con más ancho y más velocidad de trabajo, con más ancho de corte en los cabezales especiales, montados en cosechadoras con más potencia del motor y gran capacidad de tolva con descarga más rápida".


Más información: Daniela Rodriguez  [email protected] .gob.ar