Se trata de un vegetal muy antiguo, que lentamente está teniendo una vuelta al mercado. Cada vez hay más interés por sus excelentes cualidades en cuanto a nutrición y beneficios alimenticios. Unos por moda, otros por necesidad, el tema es que lo consumen mucho. Dada la curiosidad de numerosos lectores del Suplemento Verde, que leyeron la nota de la edición pasada y solicitaron más información, buscamos a quienes están llevando adelante las investigaciones técnicas a campo, los ensayos varietales y hasta los costos por hectárea de esta planta.


El proyecto se denomina "Reintroducción del cultivo de la quinua en los Valles Andinos de la Provincia de San Juan" y en él es el proyecto que llevan adelante, como principales responsables Gonzalo Roqueiro, Nadia Bárcena, Laura Notario, Simón Tornello, Leandro Ruiz, Lucas Guillén, Raúl Novello, Mónica Ruiz, Eduardo Soria y Alfredo Nechi, del plantel del INTA San Juan. Participan activamente los alumnos de la Facultad de Agronomía de la UNSJ Ana Roldán, Marcos Roldán, Rosario Graffigna, Marta Masnú y Maira García, varios productores de Calingasta, Jáchal y Pocito y también personal extra INTA: Sara Maldonado y Hernán Burrieza, de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad de Buenos Aires.


Consultamos a los activos profesionales sobre si se dice quinua o quinua, ya que la gente consultó a este diario por mail o telefónicamente y aseguraron que es exactamente lo mismo. Ambos nombres provienen del quechua "kínua" o también "kinuwa". Es una Quenopodiácea de la familia de las Amarantáceas.


Chef, nutricionistas, deportistas y médicos lo nombran como superalimento porque tiene numerosas ventajas su consumo: para diabéticos, para celíacos, para deportistas, también andinistas, es muy buen digestivo, antioxidante, retrasa el envejecimiento, reduce el entres, fortalece el pelo, colabora con el control del colesterol, y posee un sinfín de virtudes más.


Perú, Ecuador, Bolivia, Chile y parte de Argentina, siempre del lado de la cordillera de los Andes tuvieron y tienen esta especie cultivada en sus tierras, y se habla de que hay unos 3.000 ecotipos distintos.


Objetivos del proyecto


Los técnicos del INTA aseguraron que la idea es "reintroducir varios ecotipos de quinua en los valles andinos y del Noreste que toleren condiciones adversas presentes en la región. Estudiar los mecanismos fisiológicos, bioquímicos y moleculares que le confieren tolerancia o susceptibilidad a diferentes condiciones ambientales adversas, como es el caso de salinidad, sequía, resistencia al boro, temperaturas extremas, etc). También se están llevando adelante investigaciones que incluyen tolerancia al frío, usos alternativos ( calidad forrajera, tambo, etc), el comportamiento fenológico (ciclos de siembra a cosecha) y asimismo los costos de producción (con cosecha manual y mecanizada) ya que la gente quiere saber montos necesarios para realizar estos proyectos en diferentes escalas.


Les preguntamos a Gonzalo Roqueiro, Nadia Bárcena y Lucas Guillén sobre los materiales conseguidos y expresaron que "además de los chilenos, Villarica que es del sur patagónico, están Faro y Cahuil más arriba y más al norte la Cancosa. Y otros materiales pertenecen a la Red Quinua del INTA. Son los siguientes: RQ 252, RQ 420, RQ 182, RQ 435, RQ SAC, Los Hornillos, y Amarilla del Perú, que se sembró en la Granja Tía Nora, de Albardón".


Los sitios donde se han realizado distintas experiencias fuera del INTA son productores de Jáchal (temporadas 2013/14, 2015/16) y en Calingasta (2014/15, 2016/2017) y las Agencias de Extensión Rural Calingasta (campañas 2015/16, 2016/17) y EEA San Juan con sede en Pocito (2013-2017).

 

Atractivos rindes

Mencionaron que los rendimientos potenciales, en kilogramos por hectárea, comparando los valles con los distintos oasis, fueron: Cahuil: 600 versus 2.900; RQ 420, dio 648 vs. 2.648; RQ 252 dio 1.115 vs. 2.560; RQ 435 dio 1.623 vs. 3.810; RQ 182, dio 457 vs. 2.900; Los Hornillos dio 1.109 vs. 2.350. Otros materiales como Amarilla de Perú se encuentran en evaluación. Son números muy interesantes.


Un ensayo muy importante fue el de comportamiento fenológico para las condiciones sanjuaninas. Se determinó que existen 3 ciclos bien diferenciados:


* Ciclo corto: 90 a 120 días. Son características del mes de marzo, incluyen a Villarica, Faro, Cahuil y Sac 16.


* Ciclo Intermedio: 120 a 150 días. Son de abril. Aquí están 420, 252, 435 y 182.


* Ciclo Largo: 150 a 180 días. Son de mayo. Amarilla del Perú y Los Hornillos.


Costos


Ensayo de EEA Pocito, de una superficie total sembrada de 1,04 hectárea de cultivo. Distribución por tipo: 24 bordos de Amarilla del Perú y 88 bordos de Cahuil. Con un marco de plantación, con separación entre bordos de 70 cm y 112 bordos de 80 m largo.


Para que nuestros lectores tengan en cuenta, nunca se dieron números de este tipo de actividades. Los que nos proporcionaron fueron los siguientes:

 

Preparación de suelo: Riego para preparación de suelo: 2 jornales.


Cincel (2 pasadas): 16 horas y 50 litros de gasoil y el tractorista.


Arado de disco: 8 horas - 25 litros de gasoil y tractorista.


Rastra de discos (2 pasadas): 8 horas y 25 litros de gasoil y el tractorista.


Niveleta: 8 horas, y 25 litros de gasoil y el tractorista.


Bolillo: 4 horas, y 15 litros de gas oil y el tractorista.


Fertilizante granulado (MAP): 4 horas y 150 kg (3 bolsas).


Preparación de acequias.

Labores culturales:


Riegos: Primeros 4: 1 /3 días: (23/02/2017) y (07/03/2017).


Quinto 13/03/2017, sexto y posteriores (1 Riego/9 días).


Escardillo (18/03/2017): 9 jornales - 3 días con 3 personas/día


Carpidas y aporque (18/03/2017): 8 horas y 25 litros de gas oil y el tractorista.


Aplicación de herbicida para hoja angosta (25/03/2017) :1 hora y 5 litros, de Galant (Haloxifop) con 4 litros / 400 litros de agua.


Aplicación de insecticida : 1hora y 5 litros, de Lorsban (Clorpirifos) con 600 cm3 / 400 litros de agua.


Desmalezado (Cenizo): 4 jornales.


Limpieza y clasificación


En Pocito, la variedad Cahuil dio 750 kilos por hectárea. Con ingresos por $ 87.000.


En Barreal, Cahuil dio 650 kilos por hectárea. Con ingresos por $ 77.000.


Y en Barreal, Amarilla del Perú dio un rinde muy bueno, de 1.250 kilos por hectárea, con una suma de ingresos de $ 144.000.


Raúl Novelo, economista aseguró que "los costos se están ajustando, y son muy variables según sea un cultivo mecanizado o no, parcialmente. En Barreal rondó este año entre $ 84.000 y 104.000 por hectárea. Hay que seguir investigando, es una atractiva alternativa."

 

El dato:

Para mayor información llamar a los teléfonos 4921079 y 4921191. Mail: [email protected]