El valle de Calingasta sigue creciendo en materia vitivinícola y sus logros enológicos están vinculados a la concepción en sus pequeñas bodegas boutique y artesanales de los denominados "vinos de altura", obtenidos de uvas de viñedos localizados a más de 1.000 metros sobre el nivel del mar (msnm). 


Periodistas especializados han calificado las regiones vitivinícolas del mundo en función de su altura y en ellos Argentina se ubica con los viñedos más altos, luego Estados Unidos seguido por Chile, y España. "San Juan, con alturas aproximadas sobre el nivel del mar que van desde los 550 a los 1.800 metros, figura en dichos informes. Según esta clasificación nuestra provincia aparece en cuarto lugar en el ranking mundial, la zona más alta es la región Noroeste desde Salta hasta La Rioja", explicó el licenciado Juan Patricio Vilanova, enólogo de la Bodega Alta Bonanza de los Andes. 


Durante una gira por Sorocayense de Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO, Vilanova destacó que "cultivar uva en altura trae aparejado altos costos y riesgos, el periodo libre de heladas es corto, por lo tanto el manejo del ciclo vegetativo de la vid debe ser adecuado para disminuir el riesgo de daños por heladas tempranas y tardías". 


"La velocidad de maduración de la uva es normalmente baja, pero está regida, en general, por las condiciones específicas del viñedo, y la temperatura ambiente. La variación de temperatura diaria -amplitud térmica-, ayuda a lograr un buen balance entre el azúcar y los polifenoles, además favorece la formación y concentración de aromas". 


"El incremento de insolación y de radiación UV causa una rápida formación de azúcares durante el día. Durante la noche, con temperaturas bajas, este proceso disminuye, y ayuda a mantener los niveles de acidez", indicó el enólogo. 


"En nuestra bodega, elaboramos vinos de las variedades Malbec, Merlot, Sirah, Cabernet Sauvignon y Torrontés producidos a 1.550 msnm. Con ellos logramos exportaciones a Alemania y otros mercados y atender al turismo y el mercado interno", indicó el profesional que lleva adelante también el viñedo de tres hectáreas. 


"Las uvas de altura tienen una piel más gruesa, que las protege de la fuerte insolación. Esto conduce a producir vinos con más polifenoles, que dan mayor color, estructura, sabor y aromas". 


"Un capítulo aparte merece el estudio de la concentración en Resveratrol o antioxidante natural, que actúa en el organismo humano como regulador de los triglicéridos. Estudios han demostrado que el Resveratrol está presente en mayor cantidad en los vinos de altura", afirmó.  


"San Juan produce uvas de excelente calidad en el distrito Pedernal, 1.200 a 1.400 msnm, en el departamento Sarmiento, y en el Valle de Calingasta en alturas que van desde los 1.400 a los 1.700 msnm". 


Finalmente agregó "el Valle de Calingasta cuenta con Indicación Geográfica 'IG Valle de Calingasta', otorgado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura por resolución C 41 del año 2013. La importancia de las 'IG', Indicaciones Geográficas, han servido tradicionalmente como elemento diferenciador de calidad en la industria agroalimentaria, vinculado a su procedencia". 


 
Entre Tapias 
 
La familia del enólogo Vidal Ossa lleva adelante Entre Tapias, bodega Boutique ubicada en Barreal a 1.650 msnm donde los turistas deleitan "los vinos Piedras Vayas en sus varietales Malbec, Pinot Gris, Malbec Reserva y Cabernet Sauvignon reserva. En general son vinos jóvenes de colores intensos otorgados por la altitud, aromas vibrantes e intensos. De acidez equilibrada y cuerpo medio". 


Los vinos son elaborados con especial esmero en un establecimiento pequeño,  con una capacidad de 27.000 litros repartidos en tanques de acero inoxidable de diferentes capacidades y también cuentan con barricas de roble. "La tecnología en bodega es de última generación, contamos con equipo de frío, despalilladora, prensa neumática, llenadora y tapadora a fin de elaborar 'vinos de terroir'". 


El viñedo "está compuesto por dos hectáreas y media, cantidad óptima para mantener el volumen de producción deseado, con los estándares de calidad buscados". 


 
Cara Sur 
 
En Barreal además se encuentra la bodega de Francisco "Pancho" Bugallo y su señora Nuria Añó, quienes asociados a Sebastián Sucardi y Marcela Manini llegan a segmentos de mercado exclusivos en los principales centros de consumo del país con sus vinos blanco, tinto y rosado "Cara Sur" de las variedades moscatel, Bonarda, Malbec y Criolla Chica. 

"Los vinos de altura tienen un gran potencial en el mundo vitivinícola", destacó el licenciado Vilanova en Alta Bonanza de los Andes. 


"El nombre Cara Sur nace de nuestras vivencias de andinista: en el 2011, cuando hicimos nuestro primer vino, buscábamos un nombre y surgió la idea de llamarlo así en referencia a la cara sur del Cerro Mercedario (6.770 msnm), uno de los más altos de la Argentina y pico emblemático en este lugar. En el 2006 con mi hermano Santiago hicimos la primer ascensión invernal". 


"Todo un desafío, como nuestro proyecto", indicó, agregando: "Buscamos vinos extremos, que expresen la identidad de este valle y su cordillera, y que tengan también el corazón de quienes los hacemos, con un pie en la bodega y otro en la montaña".  


"Acá elaboramos unas 10 mil botellas con uvas de Hilario y otros solares calingastinos en unas 6 mil vasijas en forma de huevo con 1.800 litros de capacidad". 
 

EN NÚMEROS 
 
100 
son aproximadamente las hectáreas de vid existentes en el departamento Calingasta.   

Francisco "Pancho" Bugallo y su señora Nuria Añó, junto a sus socios Sebastián Sucardi y Marcela Manini en Cara Sur. 

Recuperación 
 
Las hectáreas de vid existentes en el departamento Calingasta son unas 100 con nuevas viñas distribuidas en Puchuzum, Villa Corral, Calingasta, Hilario, Sorocayense, Tamberías, Barreal y Barrealito. 


Familias como los Ibazeta en Hilario y los Bilbao en Calingasta también están elaborando vinos artesanales, entre otros emprendimientos. 


"Queremos recuperar la agroindustria calingastina", señaló Jorge Castañeda acompañado de la directora de agricultura, Marisol Sánchez, a Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO, agregando: "Queremos recuperar el cultivo de la manzana y el nogal y la elaboración de sidra y calvados". 


"También estamos desarrollando un ambicioso programa de producción de pasturas con la extensión de los alfalfares para el desarrollo ganadero con el apoyo del gobierno provincial que nos ha permitido contar con un nuevo tractor y maquinaria". 
 

"Cada Vez más turistas llegan a Barreal a conocer nuestra bodega", indicó Gloria Alcayaga, responsable de atención al turismo en Entre Tapias.