"Para el lunes 20 de febrero estamos iniciando la cosecha 2017 con muy buenas expectativas", comenzó comentando a Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO el arquitecto Marcelo Ighani de Pisté SRL, empresario iraní, "sanjuanino aquerenciado"; quien trajo el cultivo de su tierra natal a nuestro país. 


Consultado por los rindes esperados para la presente campaña, comentó: "Nosotros hicimos este invierno una poda de renovación severa, pensando en el futuro de las plantas y en kilogramos no creo que vamos a retroceder. Sino que por el tamaño de los pistachos y la cantidad de racimos, vamos a conservar o estar cerca del rinde habitual que ronda los 4.500 kilogramos por hectárea para la provincia. El año próximo seguro serán mayores los volúmenes". 


 
Rindes 
 
"En general en San Juan la campaña va a ser muy buena y el rinde promedio para la provincia es de unos 4.500 kilogramos estimados", destacó el empresario. 


Estamos hablando de plantas de 10 años con una producción estabilizada en ese rinde. Es una planta muy noble, de la familia del quebracho por lo que es muy resistente y lo que sí, en un cultivo extensivo o intensivo es necesario cuidar la planta como a un niño en los aspectos agronómicos. Si el manejo es adecuado, los rindes también". 


"En San Juan en materia de rindes está muy bien posicionado en el mundo en función de las tecnologías y manejos agronómicos aplicados. Por ejemplo Irán, el mayor productor del mundo, no tiene estos rendimientos sino más hectareaje, por contar primero con otra semilla de árboles más pequeños". 


"En el caso de EEUU, los manejos tecnológicos son muy superiores a los nuestros. Pero sin embargo tenemos mejores condiciones agroclimáticas, con lo que nosotros en rindes estamos mejor", afirmó Ighani agregando: "Al clima hay que sumarle que nosotros los trabajos agronómicos los hacemos manuales y con ello logramos una atención personalizada árbol por árbol, haciendo más eficiente la labor cultural sobre la planta. Por ejemplo, una poda manual considera muchos aspectos de cada planta que en una mecanizada es imposible tener en cuenta. Corta a determinada altura y punto". 


"En los EEUU los rindes oscilan los 4.000 kilogramos, mientras en San Juan, en algunas hectáreas puntuales, hemos llegado a cosechar unos 9.000 kilogramos aproximadamente", indicó el empresario exportador. 


 
Pensamiento Estratégico 
 
Hace unos años, allá por el 2014, el gobierno promocionó las inversiones en este cultivo para reconvertir vides y, fundamentalmente, olivos. 


"La mayor parte de la gente que se acercó al evento provincial, indudablemente fueron ingenieros agrónomos y asistieron sólo para formarse. La mayoría de los productores acá son viñateros y se sienten cómodos haciendo eso aun perdiendo dinero por lo que muchos no desean mejorar. Además, cuando les va mal, le piden subsidios al Estado", afirmó Ighani. 


"Nosotros proponemos un cambio para toda la provincia, no para una sola persona o cuatro familias, sino para que ese cambio sea para una mayor cantidad de productores nativos de la provincia. Gente que trabaja la tierra y no que mande a cultivar", indicó el empresario. 


"A mí no me interesa una sola persona rica y cien pobres, sino generar mejores condiciones para todos. Ya hay, gracias a Dios, muchos productores y entre ellos algunos pequeños que conforman las aproximadamente 5.000 hectáreas de San Juan", afirmó. 


Y alertó: "Pero nuestra provincia, para mejorar su perfil económico y sociocultural en general, necesita que el Gobierno fije al pistacho como política de Estado y haya mil productores por año que se vuelquen a este cultivo. Uno no puede imaginarse lo que sería de San Juan". 


"A uno sólo le resta argumentar la importancia de mirar a la región de California y el nivel de vida de sus habitantes. Ya han llegado a cultivar unas 135 mil hectáreas de este cultivo, reconvirtiendo para ello más de 30 mil hectáreas de vid para pasa de uva". 


"A diferencia de nosotros, en EEUU al lado nuestro no existe el pequeño productor porque a diferencia nuestra en aquel país el acceso a créditos al 3% nominal anual lo tiene cualquiera y con ello pueden cultivar cosas", consignó el pistachero. 


Para el empresario "acá, al no tener crédito privado, pero sí recursos ociosos como tierras y mano de obra, no nos queda otra alternativa que, con la mano del Estado, armar con los pequeños productores que quedaron fuera del circuito algún tipo de sistema de asistencia integral para los productores que quedaron fuera del circuito, el acompañamiento técnico y financiero durante 5 años para que se incorpore al mundo de pistacho. Porque el productor es gente que lo va a cuidar y lo va a atender al cultivo como corresponde". 


  
La cuenta 
 
Ighani explicó sencillamente que la coparticipación de San Juan este año rondaría los $25.000 millones. Cifra que muy bien puede llegar a equiparar la provincia en divisas, cultivando unas 35 mil hectáreas de pistacho y produciendo un promedio de 4.500 kilogramos por hectárea de rinde, a unos U$S 10 el kilogramo y un tipo de cambio de $16 por dólar. 


Divisas que además se transforman luego en unos 2 a 5 puestos de empleo directo e indirectos por hectárea de bosque, en función de las demandas de cada labor cultural según la época del año, transformando la economía provincial. 


Si lo que se busca en la provincia es establecer liderazgos políticos transformadores, donde se apuesta al bien común mediante la promoción social, el cultivo del pistacho debe tomarse en serio. 
 
 

Pisté SRL comenzará su cosecha el próximo lunes en sus 50 hectáreas de Carpintería.  <

/figcaption>

 

LA FRASE 
 
"A mí no me interesa una sola persona rica y cien pobres, sino generar mejores condiciones para todos los productores". 

Arq. Marcelo Ighani - Pisté SRL 

 

Cultivo rentable que merece asistencia integral del Estado 

 
Consultado por la rentabilidad del pistacho, Marcelo Ighani indicó a Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO que "una hectárea requiere una inversión anual de unos U$S 4.000 dólares, haciendo los trabajos correspondientes con mano de obra, fertilizantes, riego e impuestos entre otros costos. A un rinde 4.500 kilogramos y un precio de U$S 10 por kilogramo, el cultivo es muy rentable para cualquiera". 


Y remarcó: "Hoy nuestro costo es de un dólar por kilogramo de pistacho, gracias a los buenos rindes que aumentan el ingreso marginal". 


"Con estos números, el agricultor tiene espaldas financieras para sostener este cultivo. Va a fertilizar, por ejemplo, y mover otro rubro, va podar y demandar mano de obra, riego por goteo, entre otras actividades que hoy en la vid no lo puede hacer". 


"Cuando era viñatero no podía guardar fertilizantes, por ejemplo, y ahora, generando una espalda financiera para sostener la actividad sin descapitalizarse", afirmó el empresario. 

 

Listo para plantar 40 hectáreas nuevas. Ighani mostró el estado de las plantas en su moderno invernadero. 

 
¿Y el inicio? 
 
La inversión inicial requiere de una "densidad de plantación de unas 330 plantas por hectárea, con un marco de plantación de 5 por 6". Una planta cuesta unos U$S 10 con lo que la hectárea demanda unos U$S 3.300.  


"A este valor hay que sumarle los tutores que hoy en el mercado están en unos U$S 1,55", indicó el productor.  


Labores culturales de arado y nivelado entre otras para dejar el terreno listo para plantar ronda unos $5.500 por hectárea promedio que varía según las condiciones de terreno. Este valor es de U$S 309,60.

 
Un jornal de un obrero incluyendo leyes sociales ronda los $700 por día y "para la plantación se requieren unos 30 jornales", destacó el empresario. Este valor equivale a unos U$S 43,34.  


Una hoyadora de tractor viñatero chico cuesta un jornal de tractorista con tractor propio, cuyo monto de jornal ronda los $1.000 incluyendo leyes sociales, es decir, unos U$S 62,91. En riego cabe apuntar que el costo actual ronda entre los U$S 3.500 a 4.000.  


Pero aclaró: "Los pequeños productores ya tienen su tierra, su maquinaria en muchos casos y mano de obra ociosa. Pero falta cubrir los cinco años de asesoramiento y seguimiento estricto del cultivo hasta que entra en producción, con profesionales que estamos armando, para que podamos hacer un acompañamiento de cerca. Al productor hay que llevarlo de la mano hasta el final". 


"En el mercado mundial falta pistacho. Aún no se llega al techo y la demanda es ampliamente superior a la oferta. Además tiene un valor nutricional muy importante y amplio, con investigaciones que cada vez le descubren más bondades nutraceúticas día a día como su poder antioxidante y formas de consumo como el dulce y el aceite esencial o en fiambres como la mortadela. Nosotros somos pioneros locales en aceite y el dulce". 


"Hoy hay ofertas de créditos internacionales abundantes y económicos, como los generados por naciones de oriente disponibles para este tipo de programas a cinco años. Solo falta la decisión política", afirmó finalmente. 

 
 

NÚMEROS DEL PISTACHO 
 
4.500
kilogramos es el rinde por hectárea local. A un precio de U$S 10 por kilogramo, el cultivo es muy rentable. 

4.120 dólares es el costo de implantación en San Juan aproximadamente, sin considerar el riego por goteo. 

4.000 dólares anuales ronda el costo operativo y de mantenimiento de un cultivo, o el equivalente a U$S 1 por kilo. 

330 plantas se necesitan por hectárea, a una densidad de 5 por 6 metros y su costo por unidad es de unos U$S 9.