El mercado granario divide su atención entre los acontecimientos productivos de nuestra región y las alternativas que se abren en torno a la futura intención de siembra de los principales cultivos de verano en los Estados Unidos. 
  
En relación con el primer aspecto, la situación argentina ha recortado una expectativa inicial de producción de alrededor de 55 millones de toneladas a un escenario probable de entre 53 y 50 millones de toneladas por efecto del clima.Se proyecta que sea el área de siembra de soja será la más baja de los últimos 5 años. 
  
En este sentido, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires reveló que la producción argentina alcanzaría los 53,5 millones de toneladas, lo que representa una merma del 4,5% respecto a la campaña 2015/16, con un área de cobertura de 19,2 millones de hectáreas. En la campaña precedente la superficie implantada cubrió 20,1 millones hectáreas. 
  
Las pérdidas de nuestro país podrán ser compensadas con la perspectiva de un buen escenario productivo en Brasil, Paraguay y Uruguay, además de contarse con amplias disponibilidades de mercadería en los EEUU, a partir de la cosecha récord del año anterior. La importancia de Argentina como principal exportador de harina de soja explica por qué este subproducto fue el que reaccionó más rápidamente en Chicago y con mayor fortaleza. 
  
La política exterior del flamante presidente Donald Trump influirá decididamente en el mercado agrícola mundial. La posibilidad de que surjan guerras comerciales afectará notablemente al mercado estadounidense que, entre los años 2013 y 2015, exportó productos agropecuarios por un monto de U$S 63.000 millones a China, Canadá y México. 
  
China ha sido, sin dudas, el principal destino de las exportaciones de este rubro. De haber ocupado el puesto número 15 en el ranking entre los años 1991 a 1993, ha pasado a ocupar el primer puesto a partir de 2013. El promedio del valor de las exportaciones a este destino, entre 2013 a 2015, superó los U$S 23.000 millones.  
De producirse una guerra comercial entre EEUU y China, México o Canadá por la imposición de aranceles se generarían pérdidas millonarias para los productores estadounidenses que no podrán colocar sus producciones con la facilidad que en años anteriores. Esta circunstancia podría llegar a mejorar el perfil exportador de Brasil y Argentina, aunque la batalla por ganar mercados en el contexto de un mundo confrontado podrá debilitar los precios internacionales de estos y otros commodities. 


Nota: Ricardo Baccarin,Director de Panagrícola SA. Artículo de opinión difundido por la agencia Télam. 

 

China es el principal destino de las exportaciones de algodón, soja, cueros y forrajes de los EEUU.   <

/figcaption>