Twitter tiene más de 319 millones de usuarios y se convirtió en una fuente de consulta, un espacio de discusión, de posicionamiento para políticos, artistas, deportistas y todo aquel que “quiera ser alguien” en el mundo digital.

 

 

A principios de año, la red social había anunciado que haría cambios durante el 2017, tendientes a identificar cuentas implicadas en comportamientos abusivos, aún si esas cuentas no fueron denunciadas. Así, desde el 1 de marzo, les dieron a los usuarios la posibilidad de silenciar de forma indefinida tanto palabras como usuarios.

 

En el informe sobre transparencia dado a conocer por la empresa el día de hoy informaron que llevan cerradas 376.890 cuentas en los últimos seis meses de 2016 y más de 600.000 desde 2015.

 

Los responsables de la red social hace tiempo que están intentando encontrar la manera de hacer frente a la gran cantidad de mensajes de odio y abusivos que circulan dentro de la plataforma y que ya han reconocido que no actuaron con la rapidez necesaria.

 

Es que uno de los problemas que enfrenta la red social del pajarito es que, según un informe realizado por la Universidad del Sur de California, el 15% de sus usuarios, cerca de cinco millones, son bots. Esto significa que son cuentas que publican información de manera automática, están programadas por una computadora.

 

 

En el informe citan que los cambios implementados podrían tener efecto “si una cuenta está tuiteando repentinamente, sin requerimiento, a no seguidores o relacionándose con patrones de comportamiento abusivos que van en contra de las reglas de Twitter”,así aparece en el blog oficial de la plataforma.

 

La intención de la empresa es “actuar contra estas cuentas basándonos en nuestros algoritmos, y solo cuando estemos seguros de que su comportamiento es abusivo. Puesto que estas herramientas son nuevas, a veces cometeremos errores, pero queremos que sepan que estamos trabajando activamente para mejorarlas y avanzar todos los días”,enfatizó el comunicado.

 

Fuente: Big Bang