El aceite de oliva tiene muchos beneficios para la salud, es el alimento estrella de la dieta mediterránea, considerada una de las más sanas del mundo y era un producto usado en la Antigüedad para suavizar la piel y aliviar dolores de estómago. Hoy diversos estudios le reconocen propiedades cardioprotectoras y rejuvenecedoras.

 

Ahora, jamás se nos hubiera ocurrido ponerlo en un helado. Pero parece existe, y es muy rico. Como una tendencia gourmet, los aceites están siendo revalorizados por los chefs en busca de nuevos sabores acordes con una alimentación más saludable.

 

Lo descubrimos en Oddfellows, una heladería de Nueva York y nos sorprendió. Según cuenta su chef Sam Mason una vez probó un helado de aceite de oliva virgen en España y nunca lo olvidó. "Siempre quise hacer esta receta como uno de las propuestas de nuestra heladería porque me encanta no sólo su sabor, sino su textura. ¡Es única!", dice. Además, combina perfectamente con muchos otros sabores de helado, especialmente los frutales cítricos.

 

Ingredientes

 

  • 250 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 10 huevos
  • 300 gramos de azúcar
  • 1/2 litro de crema de leche (líquida)

 

¿Cómo se hace?

 

Separá las yemas de los huevos. A esas yemas agregales 100 gramos de azúcar. El resto del azúcar es para agregar a las claras. Batí por separado, por un lado las yemas con el azúcar y en otro bol con la batidora limpia, las claras con el azúcar. Después dejá reposar ambas mezclas. Mientras tanto, adelantá los otros pasos, prepará la batidora y sacá la crema de la heladera.

 

Volvé a batir las yemas y progresivamente agregales el resto de los ingredientes. Mientras estás batiendo (no dejes de batir), añadí poco a poco el aceite de oliva a la mezcla. No eches el aceite de golpe, tiene que ser gradual.

 

Una vez que terminaste de poner el aceite de oliva virgen extra, continuá mezclando los ingredientes, pero a partir de ahora, con la mano tratando de evitar los grumos. Cuando obtengas una mezcla uniforme, ponlea en un recipiente y llevá al congelador. En unas horas el helado estará listo para servir.