Un jardín moderno es aquél que busca su fusión con el estilo arquitectónico de la casa o cualquier tipo de edificación y los elementos estructurales.


Esta tendencia, nacida en Estados Unidos, se basa en la mezcla de elementos e ideas tradicionales con la modernidad del presente. Son espacios en los que la arquitectura, el diseño, el arte, las novedades en material de construcción y, por supuesto, la naturaleza, se dan la mano para recrear espacios realmente únicos.


A la hora de pensar en diseñar este tipo de espacio, es importante que tengamos en cuenta, qué tipo de construcción queremos y qué ambientación deseamos, se trata de unificar la idea y conseguir que cada elemento se compenetre. Así, tanto las estructuras como las plantas y colores elegidos deben ser uniformes.

 

Como elementos primordiales un jardín de estas características es informal de líneas claras y tendencias modernas y minimalistas muy adecuado para parcelas en la ciudad, busca el contraste de formas y texturas duras con poca combinación de colores.
Además se caracteriza por el predominio del pavimento y los elementos estructurales. Introducir numerosas estructuras de materiales modernos como hormigón, ladrillos de distintas formas y colores, madera de exterior, cerámica.
Además el número de plantas es limitado. Las pocas plantas que se incluyen se destacan por su follaje y sus contrastes de forma y textura en el conjunto del diseño. Se destacan las plantas y los céspedes, dejando muchas veces en un segundo plano las flores.
Adquieren protagonismo las construcciones vanguardistas, estanques o fuentes modernas, esculturas etc. Tanto las plantas como mobiliario, estructuras y decoración adquieren un papel
muy importante.
Los elementos estructurales como parrillas, fuentes, caminos pavimentados, pérgolas, esculturas y todos los accesorios, adquieren un papel protagonista, sin buscar lo exuberante.
Adquieren protagonismo las construcciones vanguardistas, estanques o fuentes modernas, esculturas etc. Tanto las plantas como mobiliario, estructuras y decoración adquieren un papel muy importante.
Una noche en el jardín o galería en verano cuando llega la puesta del sol, cuando por fin el calor nos da un respiro y pasaríamos horas al aire libre, es lo ideal. Así la noche toma su protagónico a través de la iluminación tanto de estructuras, objetos, piscinas y plantas. La magia que produce una buena iluminación invita a relajarse y disfrutar. 


Decile sí a las gramíneas

 

La primavera es la época ideal para plantar gramíneas ornamentales, cada vez más populares, no cabe duda. Los nuevos diseños de plantación miran hacia ellas y lo hacen en todas las estaciones. Es importante también estudiar el desarrollo de cada una, su carácter invasor y sus requerimientos en cuanto a suelo y agua. Por lo general prefieren el pleno sol y el suelo bien drenado.