Alberto Fernández se refirió a la polémica generada en torno a su frase durante los anuncios de las nuevas restricciones sobre el relajamiento del sistema sanitario y les pidió disculpas a los médicos y enfermeros. “He visto en los últimos días distintas expresiones que expresaban malestar, atribuyéndome haberme referido en mi discurso público a cierto ‘relajamiento’ del personal médico y paramédico en la atención sanitaria durante la pandemia”, fueron las primeras palabras de su descargo en redes sociales.

El miércoles 14 de abril el presidente anunció un paquete de medidas para contrarrestar los efectos de la segunda ola de coronavirus. En la cadena nacional en la que informó restricciones en las actividades recreativas, sociales, culturales, deportivas y religiosas en lugares cerrados, el regreso a la virtualidad en la educación por un plazo de dos semanas y la prohibición a la circulación entre las 20 horas y las 6 de la mañana, habló de cierto “relajamiento” del personal sanitario.

Sus palabras exactas fueron: “El sistema sanitario también se ha relajado. En un tiempo donde los contagios estaban disminuyendo abrieron puertas a atender otro tipo de necesidades quirúrgicas que podían esperar pero que creyeron que era oportuno tratarlos ahora”. Cuatro días después, tras la escalada de los dichos y la polémica en curso, le pareció pertinente al mandatario dedicarle una explicación en redes sociales.

En 376 palabras y nueve tuits, Alberto Fernández dijo no haber dicho “semejante cosa”: “Es claro que sectores políticos y medios de comunicación opositores tergiversaron mis palabras tendenciosamente para colocarme a mí en una posición de crítica hacia el personal de salud cuando solo le guardo reconocimiento”.

Incluyó en su pronunciamiento la valoración que hizo de su comentario el periodista Ignacio Ortelli, quien según lo escrito por el presidente “ha interpretado el sentido de mis palabras y contradijo las quejas malintencionadas que se me hacían”. Valoró que esa lectura provenga de alguien que suele criticar su gestión de gobierno. “Cómo bien señala el periodista aludido, al referirme solo al sistema sanitario, usé el término ‘relajamiento’ para describir una situación creada: ante la baja de casos COVID, se habilitaron prácticas quirúrgicas no urgentes aumentando peligrosamente la ocupación de camas”, insistió el presidente.

La frase desafortunada del presidente inspiró la reacción de muchos profesionales de la salud. El repudio de los médicos circuló por redes sociales a través de videos y mensajes.

Alberto Fernández se dirigió a ellos, a quienes lo reprobaron: “Ese ‘relajamiento’ no se relaciona con la dura realidad que viven los profesionales de la salud y el arduo trabajo que realizan. Sé de su esfuerzo y son un ejemplo para los argentinos y argentinas. Ponen el cuerpo y exponen su propia vida para salvar las nuestras”.

“Hoy nos toca atravesar una nueva etapa de esta terrible pandemia. Por eso estoy tomando medidas para frenar el crecimiento de los contagios, evitar la saturación del sistema de salud y poder facilitar así en todo lo posible la labor médica”, expresó el presidente y agregó. “En esta realidad que tanto altera nuestra vida cotidiana, los malos entendidos no ayudan. Lamento que en este contexto algunos llamen a la confusión para sembrar discordia y división en un tiempo que debería estar signado por la unidad de argentinos y argentinas”.

Las manifestaciones públicas de profesionales y entidades de la salud en reprobación de sus palabras no cesaron desde el miércoles. El presidente pensó que lo mejor sería ofrecer una aclaración. Y concluyó, con un pedido de disculpas a quienes se hayan sentido ofendidos con su mensaje: “Nunca resté valor al compromiso demostrado por el personal de salud. Si alguien honestamente se molestó con mis dichos, más allá de lo explicado, con la misma honestidad le pido disculpas. A quienes los tergiversaron para sembrar discordia les pido que dejen de hacer daño. No suelo hacerme el distraído ante lo que veo. Escucho todas las voces. Por eso creo que amerita esta aclaración. Quiero reiterar mi gratitud a cada hombre y a cada mujer que pone todo su empeño en el sistema de salud. Cuentan con el reconocimiento social y mi admiración diaria”.