En un solo día, Alberto Fernández dio un paso clave para poner en primer plano relaciones bilaterales con dos socios de peso que si trabajan junto a la Argentina le aseguran al país diplomacia VIP y buenos negocios.

Habló por teléfono con el presidente electo de EEUU, Joe Biden, y con Jair Bolsonaro, el jefe de Estado de Brasil con quien aún no ha podido entablar un relación bilateral acorde a los intereses mutuos de los dos principales socios del Mercosur.

El Presidente tuvo su primera charla telefónica con su par electo de los EEUU, Joe Biden, a quien le pidió "la buena voluntad" de su gobierno en el directorio del FMI para lograr un acuerdo. A Bolsonaro le pidió superar las diferencias que los separan y tirar para el mismo lado en el Mercosur -ver recuadro.

Sobre el pedido a Biden es lógico. Washington es el principal socio dentro de la estructura gerencial del Fondo Monetario Internacional (FMI), por lo tanto, el voto de los representantes de EEUU son determinantes y suelen inclinar la balanza. Por eso, una ayuda desde Washington puede ser decisiva ante la renegociación de la deuda argentina por la cual se espera cerrar un nuevo acuerdo sin que implique un ajuste severo de la economía.

Según se informó oficialmente, al inicio de la conversación, desde la Casa Rosada, Fernández felicitó al presidente electo por el resultado en las recientes elecciones y resaltó que su triunfo significa "una gran oportunidad de generar un mejor vínculo, para que Estados Unidos se reencuentre con América latina".

El canciller Felipe Solá confirmó que la charla estaba pactada "desde hace 2 o 3 días para que durara 10 minutos y finalmente duró 35", dado que los presidentes "se sintieron cómodos y hablaron" más tiempo.

En diálogo con Radio con Vos, el ministro de Relaciones Exteriores explicó que la conversación giró en "torno a dos o tres cosas", entre las que se destacó el rol de los Estados Unidos en el directorio ejecutivo del FMI y en América latina.

"Actualmente no estamos teniendo suerte, el Gobierno que se va no está teniendo las mejores actitudes en el Fondo", dijo Solá en alusión al representante de Donald Trump ante el organismo multinacional.

El otro tópico que concitó la atención fue la relación pasada y futura del país norteamericano con el continente latinoamericano.

En ese sentido se informó que Fernández señaló que "están culminando años difíciles para América latina".

"Queríamos que las cosas cambien y vemos en usted una alternativa, con una relación sólida y madura defendiendo la seguridad y las democracias en el continente, tengo la seguridad de que vamos a hacer muchas cosas juntos", dijo el titular del Ejecutivo argentino.

Por su parte, Biden comentó que "el continente tiene un gran potencial, con una democracia sólida, y tenemos una amplia agenda para trabajar desde Canadá hasta la Argentina".

La conferencia tuvo también un capítulo para dialogar sobre el papel del papa Francisco que se convirtió, sin saberlo y a "la distancia", en un "punto de unión".

Coincidieron así en expresar la profunda admiración hacia el Pontífice y Biden dijo que "Francisco había sido muy importante en su vida, ya que lo ayudó a sobrellevar la muerte de uno de sus hijos", relató Solá.

Además, el futuro ocupante de la Casa Blanca subrayó que es sumamente importante y crítica la situación económica de América latina, y que hay que ayudar al continente en su recuperación económica.

Larga charla y Diego

En el primer diálogo entre Alberto Fernández y Jair Bolsonaro imperó la voluntad de "dejar atrás los desencuentros". Fue una charla distendida, de algo más de una hora, que incluyó invitaciones recíprocas y en la que el brasileño expresó sus condolencias por el deceso de Diego Maradona.

Primer acercamiento con Jair Bolsonaro


Antes de la charla con Joe Biden, Alberto Fernández abogó junto a su par de Brasil, Jair Bolsonaro, por dejar "las diferencias" que ambos tuvieron en "el pasado" y potenciar "todos los puntos de acuerdo", en un encuentro virtual que según el argentino sirvió para dar al Mercosur el "impulso que está necesitando".

"Celebro este encuentro para darle al Mercosur el impulso que está necesitando y es imperioso que Brasil y Argentina lo hagan juntos", expresó Fernández durante el acto por el Día de la Amistad Argentino-Brasileña, que estuvo precedido, también por videollamada, por la primera conversación bilateral entre los dos mandatarios, que arrastran fuertes diferencias ideológicas.

Bolsonaro destacó que el Mercosur es el "principal pilar de integración" de Brasil y pidió generar "mecanismos más ágiles y menos burocráticos" en el marco del organismo. También expresó su voluntad de avanzar en áreas de interés común, "en especial, en el ámbito del turismo".

En cuanto a la cooperación bilateral entre ambos países, Fernández señaló que se sigue avanzando en materia de seguridad y fuerzas armadas, y llamó a trabajar juntos "en el tema ambiental", un "asunto" que genera preocupación.