Paso a paso. En su paso por Entre Ríos, el presidente, Mauricio Macri, pidió ayer en un contacto con la prensa que hay que tener "paciencia" y "respetar los tiempos" de búsqueda para saber qué le pasó al ARA San Juan.

 

La Armada negó ayer que el submarino ARA San Juan desaparecido hace 21 días en el océano Atlántico con 44 tripulantes a bordo realizara varias llamadas de emergencia antes de que se perdiera su rastro y aclaró que los registros filtrados por una compañía de telefonía satelital fueron intentos fallidos de conectarse a internet.

"No es un intento de comunicación por voz satelital, son enlaces que hace la antena (del submarino) con los satélites que están en onda (...) para tratar de enlazar internet, que al momento no fueron exitosos", afirmó el portavoz de la fuerza naval, Enrique Balbi, al brindar el parte oficial ante los medios de comunicación.

Balbi precisó que, en su último contacto, la nave informó que navegaba "en plano periscopio" y que iría "a plano profundo" para estabilizarse y evaluar la falla que sufría. "No son llamadas de emergencia. Durante todas esas horas, de haber surgido (la emergencia), tenía la posibilidad (el comandante) de concretarlas por telefonía satelital".

La aclaración se produce después que la noche del martes se filtrara un documento de la compañía Tesacom, que audita las comunicaciones de líneas satelitales de la estadounidense Iridium, en el que se reflejan ocho "llamadas" realizadas desde el ARA San Juan entre la noche del martes 14 de noviembre y la mañana del miércoles 15, cuando estableció su última comunicación con tierra.

Según Balbi, la planilla sólo incluye una llamada de voz como tal y los otros 7 registros son intentos de conectarse a la red por parte del comandante del submarino para repetir por mensaje de texto lo ya comunicado verbalmente.

"Fueron los mensajes navales normales para informar de lo que se había informado por voz, para evitar este tipo de tergiversaciones", insistió.

Asimismo, señaló que, según lo aportado por Iridium a la Armada, hubo un total de cuatro llamadas de voz.

La primera, para informar de la falla que había registrado el submarino tras el ingreso de agua a sus baterías, la segunda, para comunicar su posición, una tercera para ampliar datos del incidente y la última, a las 07.19 para aclarar que ya había sido subsanado y continuaba con su derrotero hacia Mar del Plata.

En cuanto a la búsqueda de la nave, Balbi comentó que el buque ruso Yantar "ya se encuentra haciendo su barrido en esa área donde el (buque chileno) Cabo de Hornos encontró un objeto". Se trata de un contacto a 940 metros de profundidad, del cual la Armada informó días anteriores.

En tanto, hoy, mañana viernes y el sábado, según adelantó el vocero, se sumarán tres buques al área de búsqueda: el Angelescu, el Atlantis y el Protector. Balbi subrayó también que la Armada mantendrá su asistencia a los familiares, algunos de los cuales ayer transmitieron inquietud sobre el futuro de su alojamiento en Mar del Plata, a la espera del hallazgo del ARA San Juan. "La Armada Argentina vuelve a ratificar el compromiso asumido para continuar alojándolos y asistiéndolos en las necesidades básicas. Actualmente hay 60 familiares en el (hotel) Tierra del Fuego y 21 en el Antártida", aseguró.

 

 

Macri habló del ARA San Juan

 

 

Sin rastros del ARA San Juan desaparecido en el océano Atlántico, el presidente Mauricio Macri rompió su silencio de varios días sobre el tema ayer por la mañana ante la prensa en la localidad de San Benito, en la provincia de Entre Ríos (este), e insistió en la importancia de bajar la "ansiedad" y de "respetar los tiempos" de los familiares de los submarinistas en un momento tan "doloroso" para todo el país.

Macri señaló que lo más "importante" en este momento "tan doloroso" para los argentinos y, especialmente, para las familias de los submarinistas del ARA San Juan es ser "respetuosos de ese dolor".

"Lo que les pido a todos es bajemos la ansiedad y démosle prioridad a la búsqueda y a respetar los tiempos y el momento de los familiares", insistió.