En pesos. Según el volumen de facturación, las ventas de electrodomésticos
crecieron 22,9% en 2017 respecto a 2016, al alcanzar los $82.844 millones.
  <

/figcaption>

 

 

La eliminación de aranceles a la importación e impuestos internos posibilitó que los precios de los electrodomésticos y artículos para el hogar se incrementaran menos que el promedio y las ventas en 2017 fueran 5,7% superiores al año anterior, con buenas perspectivas para 2018 por el dinamismo de la construcción y el Mundial de Rusia, según un informe de Ecolatina.

En el cuarto trimestre de 2017 las cantidades vendidas de electrodomésticos y artículos para el hogar en el Gran Buenos aires trepó 8,5% interanual, y concluyeron el año con un incremento de 5,7% respecto de 2016.

En valores, en tanto, la venta del rubro en dicha jurisdicción creció 23,9% en el cuarto trimestre y acumuló una suba de 20,1% en 2017. Sin embargo, aclaró el trabajo, como los precios de los Artículos para el Hogar subieron 14,3% en el cuarto trimestre de 2017 y 13,4% promedio durante 2017, se registró así un incremento en los volúmenes comercializados. Asimismo, los precios del rubro subieron a un menor ritmo que el Nivel General, el cual aumentó durante el año 27,3% promedio, una diferencia de 12,5 puntos porcentuales.

En este sentido, "la eliminación del arancel del 35% para la importación de productos electrónicos junto con la supresión del impuesto interno para celulares, televisores LCD, microondas y aires acondicionados fabricados en Tierra del Fuego y la reducción del 17% al 10,5% para los elaborados fuera de la isla (tanto nacionales como importados), permitió que los precios internos del rubro se movieran el año pasado a un menor ritmo que el Nivel General". Asimismo, las ventas en términos corrientes de Electrodomésticos y Artículos para el hogar se incrementaron 22,3% en 2017. "Si suponemos que la inflación del rubro en el interior del país fue similar al registrado en el GBA, las ventas reales se ubicaron un 7,5% por encima de los niveles de 2016", destacó el trabajo. "Al abaratamiento relativo de los artículos del rubro, se suman como dinamizadores de la demanda: el crecimiento del crédito al consumo (clave en el sector), la mejora del poder adquisitivo y la profundización del atraso cambiario", agregó Ecolatina. No obstante, si se comparan los volúmenes de venta de 2017 con los del 2015, estos se ubicaron 13,7% por debajo en el GBA y 9,6% el total del país.

Las transacciones con tarjetas de crédito subieron 21,2% en febrero.

Para la consultora, los factores que ralentizaron la recuperación del sector fueron la implementación de "Precios Transparentes", que obligó a distinguir entre precio de contado y financiado, que generó inicialmente confusión en los consumidores y contrajo las ventas; y, si bien continuaron los planes de compra con tarjeta de crédito de "Ahora 12" y "Ahora 18", estos pasaron a tener un costo financiero.

En cuanto a la producción nacional, no todos los grupos de artículos pudieron aprovechar el auge de la demanda durante 2017: La caída de producción en 2017 se dio en los artículos que se producen mayoritariamente en Tierra del Fuego debido a que quedaron más expuestos frente a la competencia de los importados. En esta línea, las compras al exterior de electrodomésticos y artículos electrónicos (en dólares) treparon 21,2% en 2017.

Para 2018 se espera que los precios del rubro continúen moviéndose a un menor ritmo que el IPC tras la eliminación de impuestos internos, impulsando la demanda de electrodomésticos y artículos para el hogar. Por otra parte, el dinamismo esperado para la construcción, augura un consumo activo de artefactos vinculados a dicha actividad (termotanques, calefones, calderas, cocinas, etc). De manera adicional, la clasificación de la Argentina al Mundial de Fútbol hace prever una buena performance de las ventas de televisores. Por último, el crecimiento de los créditos personales y la estabilidad en el poder adquisitivo de los salarios, suman incentivos a la adquisición de bienes durables, dice el informe.