El ex vicepresidente Amado Boudou se presentó ante el juez federal Ariel Lijo, acusado por a renegociación supuestamente irregular de la deuda pública de la provincia de Formosa en 2009, cuando era ministro de Economía.
 

 

Los investigadores creen que la reestructuración de esa deuda provincial fue la antesala de la operación para levantar la quiebra de Ciccone. Boudou, como ministro de Economía, y el gobernador formoseño Gildo Insfrán -quien fue acusado por el fiscal Carlos Rívolo pero no llamado a indagatoria- acordaron un pago de 7,5 millones de pesos a la empresa The Old Fund, de Alejandro Vandenbroele.
 

Al llegar a la sede judicial, el ex funcionario confirmó que iba a declarar y mientras caminaba por los pasillos adelantó: "Voy a demostrar que no tengo ninguna relación con los hechos".
 

El mandatario y empresario Alejandro Vandenbroele, presidente de "The Old Fund", firmaron en marzo de 2009 un "Memorándum de Entendimiento" para que el empresario realizara un asesoramiento en la reestructuración de la deuda pública de la provincia.
 

Para el fiscal Rívolo, fue un "procedimiento inédito y absolutamente irregular" porque The Old Fund no tenía empleados ni antecedentes en la reestructuración de entes públicos, ni certificado fiscal para contratar con el Estado.
 

La empresa facturó y cobró 7.667.161,30 de pesos por el trabajo y parte del dinero fue derivado a la sociedad Estrategias de Imagen y Comunicación SRL, cuyo gerente era Cortés, a su vez director y accionista del Banco de Formosa y socio de dos firmas que tienen el mismo domicilio que la compañía de Vandenbroele, según la causa.