Cristina Kirchner, rodeada de legisladores y dirigentes del Frente para la Victoria y Unidad Ciudadana en una sala del Congreso, sostuvo que la acusación en su contra por traición a la patria está basada en "una causa inventada sobre hechos que no existieron".

 

La ex mandataria cuestionó al juez Claudio Bonadio por su fallo en el que la procesó y pidió su desafuero para poder proceder a la prisión preventiva. Al respecto, consideró que el objetivo del magistrado federal fue "provocar daño personal y político a los opositores".

 

"Todo esto que sucede es un despropósito y un exceso, estos no tiene nada que ver con la justicia y la democracia", sostuvo la senadora electa en la rueda de prensa.

 

Durante su mensaje, la ex mandataria cargó también contra el Gobierno, al asegurar que el presidente "Macri es el director de la orquesta y Bonadio ejecuta la partitura judicial". En esa línea y con Agustín Rossi a su derecha y José Luis Gioja a la izquierda, Cristina Kirchner insistió en que "no hay causa, no hay delito, Bonadio lo sabe, el gobierno lo sabe, el presidente Macri lo sabe".

 

Por otro lado, la ex jefa de Estado remarcó que el Memorándum firmado con el régimen de Irán durante su gestión para intentar avanzar con el caso AMIA fue "un acto de política exterior, no judiciable, que mereció el tratamiento del Parlamento argentino".

 

"Es una cuestión no judiciable. Nunca pensé que un juez de la Nación sería capaz de semejante disparate. Para que haya una acusación de traición a la patria debe darse una situación de guerra y este magistrado considera que los atentados de la AMIA y la embajada lo son", remarcó.

 

"No sólo violan el Estado de Derecho, sino que buscan hacer daño personal y político a los opositores. No tiene nada que ver con la Justicia, ni con la democracia", recalcó.

 

En tanto, la ex presidenta denunció una "persecución política sin precedente", y calificó como una "gran cortina de humo" su procesamiento por traición a la patria a una "orquestación política" que tiene "un responsable: el presidente Mauricio Macri".

 

"Esta es una gran cortina de humo que tiene acciones fundamentales: intimidar, asustar a la población, a la dirigencia política y sindical con el poder judicial, enfatizó la senadora.

 

"Hay una persecución sobre nosotros y también contra una dirigencia sindical. Al Gobierno le conviene que hoy existan un peronismo dividido en el Congreso Nacional que podría parar las reformas. Argentina necesita soluciones a los angustiantes problemas que la afectan. El Presidente debería entender que la campaña electoral terminó en octubre", sostuvo la ex jefa de Estado.

 

La senadora nacional por la provincia de Buenos Aires adelantó que podría a recurrir esta medida judicial, la del juez Bonadio, ante instancias internacionales, y aseguró que en la Cámara alta representa "una única voz" en condiciones de sumar "otras voluntades".