La Unidad de Información Financiera (UIF) emitió hoy un comunicado para referirse a su supuesta falta de investigación de una alerta sobre los fondos girados a una cuenta del actual titular de la AFI, Gustavo Arribas, provenientes de la firma Odebrecht, en el que resaltó que no brinda información a terceros sobre las alertas que recibe, y que espera a finalizar las investigaciones correspondientes para llevar a la Justicia las supuestas irregularidades.

 

Según publicó hoy el diario La Nación, a mediados de 2016 llegó a la UIF una alerta desde el exterior por cinco transferencias de dinero que uno de los operadores de las coimas de Odebrecht, Leonardo Meirelles, hizo en 2013 a una cuenta suiza del titular de la AFI y la unidad antilavado argentina no lo informó a la Justicia.

 

Gustavo Arribas

 

"En función de las estrictas leyes vigentes que rigen la actividad de la UIF, esta institución no informa nunca a terceros fuera de su ámbito si recibió o no información vinculada a un caso, ni si habiéndola recibido inició una tarea de análisis, ni el estado en el que la misma pudiese encontrarse", se informó en el comunicado, que invocó el artículo 22 de la Ley 25.246, que marca que los empleados de la unidad deben guardar secreto sobre las investigaciones.

 

En el texto que difundió la UIF, se consideró "oportuno" subrayar que, por el artículo 19 de la ley 25.246, "sólo cuando la UIF hubiese agotado el análisis de una operación reportada y surgieren elementos de convicción suficientes para confirmar su carácter de sospechosa de lavado de activos o de financiación del terrorismo en los términos de la ley, es cuando debe poner los mismos en conocimiento del Ministerio Publico Fiscal".

 

"Sacar conclusiones sobre lo que pudo haber recibido, hecho, o dejado de hacer la UIF resulta irresponsable y la ansiedad de un medio de comunicación por conseguir impacto con sus denuncias no debe interferir en las investigaciones profesionales y técnicas que realizan las agencias de control con apego a la legalidad", reprochó el organismo.

 

"Las prácticas poco profesionales de este organismo en el pasado minaron la confianza de sus fuentes locales e internacionales, elemento central para su correcto funcionamiento, que esta nueva gestión está logrando restituir respetando el apego incondicional a la legalidad", se criticó en el último párrafo del comunicado.