- Conocer los antecedentes personales y patológicos. No es lo mismo, por ejemplo, un joven, que un viajero mayor de 70 años, portador de una patología crónica y con antecedentes quirúrgicos recientes.

 

- De existir antecedentes quirúrgicos recientes y frente a un viaje prolongado, es más que recomendable interactuar con el médico cirujano de cabecera, quien puede efectuar recomendaciones previas y brindar pautas de alarma.

 

 

- Idioma: es importante la adecuada comunicación en caso que se presente algún inconveniente. Esto facilitará la solución de trámites administrativos como en lo asistencial propiamente dicho.

 

- Hay ciudades y regiones que cuentan con infraestructura y servicios totalmente desarrollados y preparados para cualquier imprevisto, mientras que si el viajero planifica un periodo vacacional que incluya "trekking" o excursiones en zonas remotas, por ejemplo, será fundamental contar con una cobertura médica en el exterior.

 

- Es importante conocer las características del contrato: montos cubiertos, eventuales limitaciones y topes o negativas de cobertura (por ej.: lesiones frente a la práctica de deportes extremos). Debe saberse que en algunos países el costo de la atención de urgencia a viajeros tiene un valor distinto al de nuestro medio y en muchas ocasiones, impondrá costos adicionales que correrán por nuestra propia cuenta.

 

- Comunicarse con el servicio médico contratado y seguir los pasos estipulados, ya que pueden brindar algún asesoramiento adicional. No es lo mismo una fractura de algún miembro, un infarto agudo de miocardio con requerimiento inmediato de angioplastia con balón o una colecistitis aguda.

 

- Muchas veces, las diversas coberturas internacionales exigirán la notificación del afiliado afectado a la central de emergencias por distintos motivos: conocimiento de la situación, arbitrar medios para disponer evacuación o traslados a centros especializados o reconocidos, supervisión de la atención brindada, facilitar traslados y/o alojamientos para familiares o acompañantes. Es importante que se realice dicha comunicación.

 

- Con respecto a las coberturas es sabido que pueden ser contratadas localmente en el país, algunas se otorgan como beneficio de las tarjetas de crédito, con distintos montos de cobertura, y también cabe la opción de contratar empresas internacionales con pólizas individuales y ajustadas a los intereses del viajero y con distintos valores de cobertura integral. Lo importante a tener en cuenta será el impacto económico debido a los costos, y seguir las pautas establecidas por el seguro contratado.

 

Fuente: La Nación