Causas judiciales, imputaciones, un procesamiento, intervención de empresas y embargos de bienes, fueron las decisiones judiciales sobre la familia Kirchner durante este año. Gran parte de la fortuna de la ex Presidenta y que cedió a sus hijos, está bajo la mira de la Justicia y aún el juez Julián Ercolini debe decidir si ordena el embargo de dos hoteles y de todos los bienes que integran la herencia. Cristina Kirchner sólo tiene disponibilidad sobre una de las dos pensiones que cobraba.
 

Cuando dejó la Casa Rosada Cristina Kirchner tenía un patrimonio de $ 77 millones. Meses después se desprendió del mismo tras ceder todo a Máximo y Florencia Kirchner. Sin embargo, no logró evadir las medidas judiciales que se fueron tomando en diversas causas sobre su riqueza y ahora, la de sus hijos.
 

 

En mayo de este año el juez Claudio Bonadio procesó y embargó en $ 15 millones a la ex presidente en la causa del dólar futuro. En ese momento, Cristina Kirchner sostuvo que no contaba con esos fondos, ya que todo su patrimonio había sido cedido a sus hijos en marzo. Ante esta situación, la medida siguiente del Juez, fue ordenar el congelamiento de la cuenta de la Sucesión “Néstor Carlos Kirchner”, abierta en el Banco Santa Cruz de Río Gallegos. El objetivo era impedir el egreso de dinero de la herencia que dejó el ex presidente a su familia. Esta cuenta al momento de ser congelada contaba con $ 484.361,33, pero realizó transferencias de sumas importantes a la cuenta de empresas familiares como Los Sauces SA y que terminaron en las cuentas de Florencia Kirchner en el Banco Galicia.
 

En los meses siguientes se realizaron en el sur diferentes operativos judiciales en la causa Los Sauces SA (inmobiliaria investigada por falsificación de documentos públicos y enriquecimiento ilícito). Entre los domicilios allanados se encontraba el del contador Víctor Manzanares donde se encontró una planilla con el detalle contable de la familia Kirchner donde se volcó que la hija de la ex Presidenta tenía $ 65.995.600. La cifra llamó la atención y tras una denuncia que se anexó a la causa Hotesur SA (firma dueña del hotel Alto Calafate investigado por lavado de dinero), se procedió al allanamiento de las cajas de seguridad de Florencia Kirchner en el Banco Galicia. La Justicia detectó en julio, que la hija de la ex Presidenta tenía U$S 4.644.000, US$ 1.032.144 en una caja de ahorro del Banco Francés y $ 53.280 en otra caja de ahorro de la misma entidad. El juez Julián Ercolini trabó el embargo del dinero
 


Poco después, el juez Bonadio en el marco de la causa Los Sauces SA, también pidió el embargo de los más de U$S 5 millones de la hija de Cristina Kirchner, al considerar que “existieron diversas transferencias sin justificación alguna” y que hubo dinero de la inmobiliaria que “previo paso por otras cuentas han finalizado su derrotero en las cuentas de Florencia Kirchner”.
 

Los pedidos se ampliaron y llegaron al patrimonio que heredaron el diputado y líder de La Cámpora y su hermana.Los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, en el marco de la causa Hotesur, solicitaron hace dos semanas, el embargo preventivo de sus bienes: 16 inmuebles, un automóvil declarado por $ 153.615 y de tres participaciones societarias por $ 13.723.686 (Hotesur, Los Sauces SA y CoMa SA). Se trata de lo heredado por Néstor Kirchner y el patrimonio que la ex Presidenta cedió a sus hijos.
 

 

Como si no fuera poco, el juez Bonadio en la causa Los Sauces decidió la semana pasada intervenir por seis meses la inmobiliaria de los Kirchner y la Sucesión de Kirchner. En este último caso, se ordenó que Máximo Kirchner no sea por ese período, el administrador de la herencia de su padre y se nombraron interventores judiciales.