Con una suelta de corpiños se realizó el esperado “corpiñazo”, una protesta en la que un grupo de mujeres manifestó su rechazo a la sanción aplicada a una alumna de un colegio del barrio porteño de Villa Urquiza por no usar ropa interior.

Cerca de las 17, varias jóvenes se congregaron en la sede del Ministerio de Educación en el barrio de Recoleta bajo el lema “¡Ni una piba sancionada por no usar corpiño!”. Allí, las chicas quemaron corpiños para repudiar el accionar del establecimiento escolar que no dejó que Bianca Shissi cursara las clases sin sostén.

La convocatoria tomó fuerza en las redes sociales a partir del llamado de organizaciones y colectivos feministas, tras el episodio que protagonizó la alumna de cuarto año del colegio Reconquista, de Capital Federal.

Como repudio, los compañeros de la chica sancionada pegaron carteles en las paredes del colegio con mensajes como “Mi corpiño no define qué tan buen alumna soy” y elevaron una carta a las autoridades educativas.

Además, como medida de reclamo, asistieron con prendas de vestir que están prohibidas por el código de vestuario, como shorts y ojotas.