De 24, habrá 20 gobernadores. Algunos no estarán en ninguna de las previas, otros faltarán al mano a mano con Mauricio Macri en Casa Rosada y alguno más enviará, como delegado, a su vice.

 

La cumbre que este martes a las 17 el Presidente tendrá con los gobernadores para dar, al menos, un guiño de acuerdo en torno al presupuesto 2019 mostrará, hasta ahora, cuatro ausencias. Pero no todas tendrán la misma motivación.

 

El entrerriano Gustavo Bordet, uno de los peronistas "amigables", viaja a EEUU por una actividad que tenía programada hace tiempo. De hecho, su ausencia, anuló la posibilidad de que haya una juntada previa en la casa de Entre Ríos, sobre calle Suipacha, que suele ser lugar de encuentro de mandatarios y ministros.

 

Miguel Lifschitz, el socialista que gobierna Santa Fe, es de los más duros y su posición ha sido, en este tiempo, de tensión casi permanente con la Casa Rosada. Un dato puntual: cuando Macri convocó a gobernadores post anuncio del FMI lo excluyó directamente de las charlas.

 

Lifschitz viaja a San Francisco para asumir la presidencia por América Latina de la coalición de estados subnacionales. Su vice fue operado y tampoco puede viajar. Irán dos ministros.

 

Alicia Kirchner, de Santa Cruz, enviará a su vice Pablo González, en quien suele delegar todos los oficios de ese tipo fuera de la provincia. La santacruceña no estuvo, tampoco, en la reunión y firma del Pacto Fiscal en noviembre del año pasado -estaba de viaje- por lo que lo rubricó una semana después.

 

La cuñada de Cristina Kirchner optó en los últimos meses por bajar el perfil y recluirse en la provincia, en vez de confrontar abiertamente con el Gobierno. En la provincia hablan de cierto equilibrio interno y hablan de que la ex ministra buscará su reelección el año próximo.

 

Carlos Verna, peronista de La Pampa, uno de los jefes territoriales más críticos de la Casa Rosada y otro que, como Lifschitz, quedó fuera de la agenda telefónica y de charlas con Macri. La semana pasada, el pampeano anunció que padecía un cáncer y que se sometería a un tratamiento.

 

Verna participará de las reuniones previas en el CFI con los demás mandatarios opositores y estaría, además, en la charla posterior con Rogelio Frigerio pero se excusó de estar en el encuentro con Macri porque tiene una consulta médica.

 

"A las 16.30 tiene junta médica con los profesionales que le hicieron el diagnóstico", avisaron desde La Pampa donde Verna lamentó no poder concurrir a la reunión con el Presidente.

 

Esa junta médica es la que definirá qué tratamiento deberá seguir el gobernador. Si requiere rayos, se tomaría ochos semanas de licencia de su cargo y se instalaría en Capital para el tratamiento. Si es quimioterapia podría no interrumpir.

 

Aunque se especuló con que no asistiría, Alberto Rodríguez Saá, mandatario de San Luis, este domingo dijo por radio Cooperativa que concurrirá a la reunión con Macri a pesar de "no saber de qué se trata el presupuesto".

 

Así y todo, en su provincia explicaron hoy que dependerá de cómo marcha la reunión del CFI y que dependerá de eso si concurre o no a ver a Macri.

 

 

Fuente: Clarín