Reunión. El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, cuestionó a sindicalistas tras finalizar una reunión de Gabinete que ayer encabezó Macri.


El Gobierno nacional de Mauricio Macri cuestionó a los gremios que no esperan reclamarle un bono navideño al presidente electo, Alberto Fernández.

El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, fue el encargado de responder a los dirigentes gremiales tras finalizar una reunión de Gabinete que ayer encabezó Macri.

"La coherencia es un valor en la política", dijo el funcionario. "Entonces es raro que lo que hasta hace diez días era imprescindible, ahora no lo sea, que lo que hasta hace diez días era necesario, ahora no lo sea", cuestionó, en alusión a la señal que dio la Confederación General del Trabajo (CGT) al presidente electo, en la previa del plenario que celebrarán el viernes, en el que se debatirá la eventual reunificación de la central obrera.

Finocchiaro habló de una distinta vara por parte de los gremios. "A nuestro gobierno se le ha hecho paro en forma política innumerables veces. No puede ser que lo que hasta hace diez días era absolutamente imprescindible y necesario, hoy ya no lo sea", insistió. "Si estábamos tan mal con las mismas condiciones, podíamos haber trabajado en ese consenso hace un mes, dos meses o un año. Lo digo en el sentido de privilegiar un alineamiento con determinado sector político y no con el país", planteó.

Algunos gremialistas de peso de la central prometieron que no le harán exigencias fuertes a Alberto Fernández. "No vamos a exigirle un bono navideño ni de fin de año porque sabemos que la situación es muy difícil", sostuvo Andrés Rodríguez, el titular de los estatales de UPCN (Unión del Personal Civil de la Nación). Se sumó a lo que había anticipado Héctor Daer, uno de los jefes de la CGT, que apuntó que "nadie puede pensar hoy que dentro de un mes van a aumentar un 35 por ciento los salarios".

El ministro de Educación dijo celebrar el diálogo "para que se formen los consensos que permitan que nuestro país pueda salir de la situación en la que está", pero se mostró filoso cuando aludió al paro de docentes porteños, que la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) realizó ayer. "Es raro que haya un paro en la jurisdicción en la que Cambiemos ganó con el 55 por ciento de los votos, a días de la elección", consideró. Y dejó "una profecía" sobre lo que a su criterio puede ocurrir a partir desde el 10 de diciembre. "Así como durante cuatro años dije que los paros que se le hacían a la gobernadora (bonaerense María Eugenia) Vidal y al presidente eran políticos, van a ver que a partir de ahora van a haber paros en la Ciudad de Buenos Aires, Mendoza, Jujuy y Corrientes (que gobierna Cambiemos), pero no en otras jurisdicciones. Y cuando comparen los salarios se van a dar cuenta que son paros políticos", aseguró.

En un breve repaso, Finocchiaro recordó que durante su gestión "ha llegado a sufrir paros preventivos y hubo que escuchar a los dirigentes de CTERA (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina), en diciembre, antes de terminar un ciclo lectivo, que ya decían que no iban a empezar las clases el año siguiente, antes de sentarse a negociar. Pero ahora resulta que las clases van a empezar el año que viene, lo cual está muy bien, muy bien".

El titular de Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, aseguró que en la reunión que mantendrá este viernes la Confederación General del Trabajo (CGT) con el presidente electo, se va a "escucharlo" y no se le hará "ningún pedido en particular". "El Gobierno no tiene un peso, ¿qué bono te va a dar? Sólo le están dejando problemas a Alberto Fernández", aseveró.

Centrando sus críticas en el actual presidente del país, Roberto Fernández enfatizó que "peor de lo que estamos, ya no se puede estar". Además, en diálogo con el programa radial "Crónica Anunciada", que se emite por Futurock FM, se animó a calificar a la gestión que termina el 10 de diciembre: "Al gobierno de (Mauricio) Macri le pondría un 2, no dio pie con bola".

Por su parte, Héctor Daer, se refirió al acuerdo entre empresarios, sindicatos y Estado que impulsa Alberto Fernández para combatir la inflación. "Hay que hacer un acuerdo que busque sostener la macroeconomía e ir recuperando actividad en forma paulatina", sostuvo.

El ministro de Educación reaccionó porque no esperan hacerle esos reclamos a Alberto Fernández.

"Más cepo y darle a la maquinita"

 

En el marco de las negociaciones rumbo a un nuevo pacto social y hacia la unificación de la CGT, Alberto Fernández se reunirá el viernes con los principales referentes gremiales del país. Uno de esos líderes sindicales adelantó ayer uno de los pedidos que le realizarán al presidente electo.

"Yo creo que Alberto tiene que seguir con el cepo (al dólar); es una realidad. Y hay que darle a la maquinita y meter plata en el mercado para que la gente tenga. Hay que crear sí o sí esa máquina de esperanza y hacerla caminar. Después vemos, contamos pesos y devaluaremos", planteó Roberto Fernández, titular de Unión Tranviarios Automotor (UTA), el sindicato que representa a los trabajadores de los colectivos.

De acuerdo a su visión, Fernández tiene que buscar uno, dos o tres años de gracia con el Fondo Monetario Internacional. Durante ese lapso, tiene que trabajar para que entren dólares ya sea a través de la búsqueda de minerales o con las exportaciones del campo y apostar a la llegada de inversores. "Acá hay 72 bancos. Esto es una patria financiera", aseguró Fernández en diálogo con la periodista Nancy Pazos en La 990.