El PAMI comenzará a reemplazar la credencial a los casi 5 millones de beneficiarios desde junio, cuando los nuevos plásticos empiecen a ser distribuidos en todo el país, a través del correo.

En principio, se estima distribuir unas 450.000 credenciales por mes, según informó el diario Ámbito. Los afiliados las recibirán en sus domicilios y hasta tanto eso no ocurra seguirá vigente la credencial actual.

Con un formato similar a las tarjetas de las prepagas o tarjetas de crédito, la nueva credencial del Pami contará con un código de seguridad que permitirá, en el tiempo, tener una ficha de salud de cada jubilado. De esta manera también se podrá optimizar las compras de medicamentos, la asistencia hospitalaria y las diferentes prestaciones de salud demandadas.

Una vez que el afiliado reciba en su domicilio la nueva credencial tendrá que activarla. Para eso, deberá comunicarse con un 0800 que habilitará la Anses para chequear los datos del jubilado.

Cuando se haya completado toda la distribución, se van a implementar lectores en prestadores y farmacias para que los afiliados hagan menos trámites y que el PAMI pueda tener mejor control y auditoría sobre los servicios brindados.