En el partido bonaerense de La Matanza, bastión electoral del peronismo, la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio (JxC) afirmó que "el Estado debe volver a tomar la dirección de la política social de manera directa, sin intermediación, terminando el clientelismo político y estando al servicio del desarrollo integral de cada persona".

Fue una de las definiciones que surgió del encuentro temático que la conducción nacional de JxC realizó ayer por la mañana en un club de San Justo.

Los especialistas de la oposición brindaron primero un informe sobre la situación social en la Argentina, que fue lapidario: 'En los últimos 35 tuvimos un 36% de pobreza promedio y nunca estuvimos por debajo del 26%. Hay un núcleo del 30% de la población que vive una situación de pobreza estructural. En Argentina, trabajar no implica no ser pobre. Más de 5 millones de ocupados son pobres, lo que representa a 1 de cada 3 trabajadores', ampliaron.

En los discursos finales, el gobernante porteño, Horacio Rodríguez Larreta, destacó la necesidad de tener un programa consensuado por todo JxC, mientras que Patricia Bullrich pidió una política que sea la del Estado de Derecho, que construya ciudadanía. Toty Flores (Coalición Cívica) hizo hincapié en la importancia de "no robar, no mentir y no usar a los pobres".

Para Maximiliano Ferraro, presidente de la Coalición Cívica, "la política social así entendida y llevada adelante ha fracasado: tenemos un imperativo ético y moral de recuperar la cultura del trabajo y el esfuerzo".