Recalculando. El dólar subió casi dos pesos en un solo tirón el jueves pasado. El viernes tras los anuncios del Gobierno retrocedió un peso. La duda pasa sobre si seguirá la corrida alcista o se estabilizará en estos valores.

Tras una semana en la que el peso argentino cayó bruscamente frente al dólar incluso con los intentos del Banco Central (BCRA) y del Ejecutivo de frenarlo, Mauricio Macri, su gabinete y los inversores aguardan con cautela al comportamiento de los mercados a partir de este lunes.

En sólo siete días, el dólar -moneda a la que los argentinos están fuertemente vinculados- pasó de costar 20,80 pesos -el 26 de abril- a 23,30 este jueves.

Sólo la venta masiva de dólares por parte del Central y tres subidas de los tipos de interés -del 27,25 % al 40 %-, así como la reducción de la meta de déficit fiscal, consiguieron que el cierre del viernes fuera de 22,20.

En este crítico contexto, "la suba de la cotización del dólar repercutirá en los precios y en la actividad económica", advirtió la consultora Ecolatina, que calcula en un 24% el nivel de inflación para este año.

En defensa de sus medidas, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, insiste que las decisiones tomadas esta semana por el BCRA para incrementar la tasa de política monetaria y la decisión del Gobierno de reducir su meta de déficit fiscal para 2018 fueron para "evitar una crisis".

"Uno elige qué costos evitar y qué costos pagar; elegimos evitar una crisis", alegó el sábado el ministro en declaraciones a Radio Mitre y aseguró que evitarla "siempre es bueno y tiene una ganancia muy importante".

Esta justificación, sin embargo, puede no convencer a todos, sobre todo a las clases sociales más bajas, en una sociedad que cobra su sueldo en pesos y que sufre la siempre alta inflación.

"En la academia lo que se le enseña a la gente es solamente a que se estabiliza subiendo la tasa y bajando el gasto", pero "la economía es eminentemente política. Si uno no está mirando qué cosas está haciendo, y qué consecuencias puede tener, pueden terminar mal las cosas", valoró ayer el economista Pablo Tigani.

El experto se refería al continuo aumento de las tarifas de los servicios públicos como el gas, la electricidad y el transporte desde que Macri subió al poder, así como la reforma del sistema de medición de las pensiones.

En los tres primeros meses del año, los precios al consumidor registraron un aumento del 6,7 to de los billetes de tren y autobús y de las facturas de los servicios básicos, lo que ha llevado a varios analistas económicos a cuestionar la meta del 15 % de inflación del Gobierno para 2018.

Tigani, crítico con la gestión del Ejecutivo, dijo que si el bolsillo de la gente se ve afectado podría haber más marchas por parte de los múltiples movimientos sociales que viven en el Gran Buenos Aires y el Conurbano.

En paralelo, la oposición continúa con su plan de impulsar un proyecto en el Congreso esta semana para limitar la suba de tarifas, un pilar de las políticas de Macri.

"Me parece que el Gobierno debería desdramatizar este tema (tarifas), porque forma parte de la vida institucional, y tiene que dejar de hacer acusaciones contra la oposición", alegó en radio Mitre Miguel Ángel Pichetto, líder del peronismo en el Senado.

"El 40% en gas, 26% en el agua, (el aumento) de la luz, es un poco mucho; y eso impacta en los sectores medios que han sido el apoyo y el sostén del Gobierno", remarco el legislador, quien pidió "mecanismos más razonables".

Pese al gran apoyo de esta iniciativa, sospechan que Mauricio Macri podría vetarla ya que para el Ejecutivo "tendría un costo de 200.000 millones de pesos (unos 9.160 millones de dólares)", tal y como explicó Dujovne el viernes en rueda de prensa, durante la que aseguró que el alza del dólar se debió al aumento de tasas en

Estados Unidos y también a la "incertidumbre" generada por ese proyecto de la oposición.


 

¿Y los créditos?
 

Quienes piensen tomar créditos en dólares deberán esperar hasta que se estabilicen las tasas de interés y el tipo de cambio, en tanto los que ya lo tienen, la mejor opción es ir a la institución donde lo hicieron y plantear una renegociación de deuda, recomendó Rodrigo Nadal, director de Resolvé tu Deuda, reparadora de crédito.