Cuatro gobernadores del propio palo alzaron sus voces para pedir el cese del cepo a la exportación de carne. Argumentan que la medida está impulsando en cierre de frigoríficos y eso atenta contra el empleo. Además, creen que este plan tuvo mucho que ver en la derrota en las PASO en provincias productoras históricamente ligadas al peronismo.

Con este escenario, conflictivo, el Gobierno nacional pareció haber escuchado ayer el reclamo y ya analiza algún anuncio para contener la tropa propia y acercarse al campo durante una reunión que este martes mantendrá con la Mesa de Enlace el nuevo ministro de Agricultura, Julián Domínguez.

El puntapié inicial se dio ayer con un encuentro entre Domínguez y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, que luego replicó el ministro de Agricultura con el propio presidente, Alberto Fernández.

Hay expectativa en el campo por una flexibilización de la carne que se exporta para China, posibilidad que ya había anticipado en agosto pasado, pero que se frenó por disputas internas en el oficialismo.

El primero en reclamar la reapertura de las exportaciones de carne fue el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, para que "de inmediato" se levante el cepo. Después se sumaron los mandatarios peronistas de Entre Ríos, La Pampa y Santa Fe.

Los cuatro perdieron en las PASO del 12 de septiembre pasado en manos de Juntos por el Cambio y están convencidos de que el cepo a la exportación de carne le restó votos al oficialista Frente de Todos, por eso, buscan una flexibilización de cara a las elecciones definitorias del 14 de noviembre.

Si bien no existen precisiones sobre el temario de la reunión del martes con la Mesa de Enlace, se descarta que el tema carnes será uno de los principales ejes, debido a que las entidades colocan a esta cuestión al frente de sus reclamos y pretenden que el Gobierno levante de manera anticipada las restricciones existentes, que inicialmente fueron extendidas hasta el 31 de octubre próximo.

Tal como está planteado el cepo, se puede vender un 50% como promedio de lo exportado en la segunda mitad de 2020. Sumadas las cuotas arancelarias asignadas al país, para los EEUU y Europa, más un cupo extra de 3.500 toneladas a Israel, se llega a un 65%.

Bordet venía siendo apuntado por el ruralismo de Entre Ríos de demorar definiciones en favor de la producción. Al parecer, el panorama electoral post PASO, con la caída del peronismo, aceleró las posturas de parte de los gobernadores.

"Tenemos que aumentar los niveles de productividad. Por lo cual, con los gobernadores de Córdoba, Juan Schiaretti, de Santa Fe, Omar Perotti, y el de La Pampa, Sergio Ziliotto, estamos pidiendo que se resuelve el tema de las exportaciones de carne porque impacta en nuestras provincias", señaló.

"Nos preocupa la mano de obra que allí trabajan", explicó. En esa preocupación estamos pidiendo al ministro Julián Domínguez que podamos resolver este conflicto para defender la fuente de empleo de los obreros de los frigoríficos", ejemplificó.

Lo que traba al Gobierno es el temor por una nueva suba de precios, algo que, dicen en el sector, indefectiblemente ocurrirá por una menor oferta no por abrir las exportaciones a China.

  • Puja por subsidios al transporte

La puja por fondos tiene otro frente con los gobernadores que rechazan el nuevo esquema de subsidios al transporte automotor del interior del país e impulsan una ley que aumente el monto y garantice una distribución equitativa entre el área metropolitana y el resto del país. El proyecto fue presentado por el diputado del FdT Marcelo Casaretto, eleva a 35 mil millones ese monto, pero obliga a que bajo ningún concepto pueda ser menor a la inversión en subsidios para el AMBA. Pero además delega en cada provincia la distribución interna, sin obligación de exhibir boleto electrónico.