Este miércoles por la mañana personal policial se presentó en el cementerio de Cte. Nicanor Otamendi, con el fin de exhumar el ferétro de Matías Valentino Fernández, el nene de 1 año y medio que el 10 de marzo murió por atragantamiento en la localidad bonaerense de El Boquerón y que la semana pasada fue encontrado con diversas mutilaciones a la vera de la Ruta 11.
 

 

El ataúd desenterrado estaba vacío y roto. Tras las averiguaciones pertinentes, resultaron detenidas dos personas: el dueño de la funeraria de la localidad de El Boquerón que prestó el servicio fúnebre a la criatura, un hombre de 66 años de apellido Della Satina, y el encargado del cementerio de Otamendi, de apellido López.
 

Según trascendió el hecho de que el féretro estuviese vacío y roto indicaría para los investigadores de la Fiscalía Descentralizada de General Alvarado, que el robo del cadáver se produjo en el cementerio.
 

En el operativo de este miércoles estuvieron presentes los papás de Matías Valentino Fernández, el niño de 1 año y medio, que 11 días después de su muerte fue encontrado por un ciclista a la vera del arroyo La Totora con diversas mutilaciones y suturas en su cuerpo.