Negocios. Los comercios del centro de la ciudad abrieron sus puertas, pero hubo escasa cantidad de compradores porque el servicio de colectivos no funcionó.


La medida de fuerza convocada a nivel nacional por la CGT en reclamo por las políticas económicas del Gobierno de Mauricio Macri tuvo una adhesión del 60% en el Estado provincial, un porcentaje mayor al registrado en el sector privado local, donde hubo actividades que se desarrollaron en forma habitual, como el comercio, que abrió sus puertas con normalidad, la industria, donde se trabajó a pesar de la protesta, y los taxis y estaciones de servicio, donde la tarea fue la cotidiana. Sí influyó para que muchos trabajadores tuvieron dificultades para desplazarse que no hubo transporte público de pasajeros.

El panorama en el sector privado fue de una mayor actividad que en la administración pública. En el comercio abrieron las puertas todos los locales, según dieron a conocer desde la Cámara de Comercio, pero la falta de colectivos fue determinante para una menor presencia de compradores que en otros días. Desde el gremio mercantil informaron que, durante la mañana, la adhesión de empleados a la medida de fuerza fue de entre un 30 a un 40%, pero en la tarde bajó al 20%. Por eso, incluso, muchos negocios fueron atendidos por sus dueños y por el personal que asistió.

En Villa Unión, Chimbas, hicieron una olla popular.

En el sector bancario, la única entidad que abrió sus puertas fue el Banco San Juan, aunque muchas áreas estuvieron atendidas por el personal jerárquico, según dieron a conocer desde la Asociación Bancaria. El resto de los bancos decidió no abrir.

En la industria sanjuanina la actividad fue casi normal, según dieron a conocer desde la Unión Industrial y sólo algunos trabajadores que no tenían cómo desplazarse faltaron a sus tareas.

En el caso de la salud, en clínicas y sanatorios privados las tareas fueron las habituales, mientras que en las fincas y bodegas de la provincia hubo un 80% de presentismo, según dieron a conocer desde el gremio FOEVA.

Si bien no hubo colectivos, los taxis funcionaron normalmente, pero hubo escasa presencia de pasajeros, según dieron a conocer los trabajadores del sector de la parada de General Acha y Rivadavia.

No hubo reparto de bebidas y aguas gaseosas al igual que tampoco hubo vuelos.

Bancos. El único que atendió al público fue el Banco San Juan, pero el resto de las entidades adhirió a la medida de fuerza.

Desde la CGT local, el delegado regional, Eduardo Cabello, evaluó que en general la adhesión en la provincia a la medida de fuerza fue del 70% y aclaró que no estaba previsto hacer marchas ni movilizaciones de trabajadores.

En la administración pública provincial, que concentra la mayor cantidad de empleados en el Centro Cívico, el ausentismo fue del 60%, según dieron a conocer fuentes del Ministerio de Hacienda, y no estaba previsto que se contemplaran situaciones particulares del personal que no tuvo medios de transporte para movilizarse. Tareas como las de la Policía y Servicio Penitenciario tuvieron asistencia perfecta porque los agentes no pueden hacer paro, mientras que en los municipios, como en Capital, Santa Lucía o Rivadavia, los servicios de limpieza y barrido de calles y recolección de residuos se prestaron normalmente, si bien la medida de fuerza contó con la adhesión, por ejemplo, del gremio UPCN. En el centro, el Estacionamiento Controlado (ECO) funcionó en forma habitual.

En las escuelas, según informó el Ministerio de Educación, el ausentismo fue alto. Por ejemplo, en el Nivel Inicial fue del 91,62%, Nivel Primario 73% y en Educación Privada 27,54%.

 

Gremios

70  Fue el porcentaje de adhesión a la protesta en la provincia, según la evaluación de la CGT en San Juan.

Transporte

La falta de colectivos fue la mayor dificultad que tuvieron que afrontar los trabajadores para concurrir a sus empleos. Los que pudieron utilizaron movilidades propias, como autos y motos y hasta algunos recurrieron a las bicicletas, si no se trataba de grandes distancias.