Azopardo al 800. "Un paro general en un país significa el fracaso del diálogo social y también el fracaso de la política", subrayó el triúnviro Juan Carlos Schmid en la conferencia de prensa en la sede de la CGT.

 

La Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor central obrera de Argentina, calificó como "contundente" la huelga general realizada ayer para exigir al Gobierno de Mauricio Macri una "corrección" del rumbo económico, una protesta que el Ejecutivo afirma que "no contribuye a nada", aunque mantiene la convocatoria al diálogo.

Por otra parte, desde el Gobierno -a través de los ministros de Trabajo y de la Producción-, Jorge Triaca y Dante Sica, admitieron la necesidad de la reapertura de las paritarias frente al alza de la inflación, precisamente uno de los puntos que disparó el paro de la CGT que rechaza el techo en las negociaciones salariales.

Con una adhesión total de los gremios del transporte público, la inactividad se hizo sentir con fuerza en las principales ciudades del país, con oficinas públicas sin atención, servicios mínimos de salud, buena parte del comercio cerrado y un movimiento en las calles con aires de un domingo.

"Se está desarrollando un paro en toda la República Argentina, con un altísimo nivel de acatamiento", aseguró en una rueda de prensa Juan Carlos Schmid, uno de los miembros del triunvirato que conduce la CGT cuando promediaba la tarde, y que aseguró que la central convocó a esta huelga después de "agotar todas las instancias" de diálogo con el Ejecutivo.

Schmid afirmó que el "desorden económico" y las medidas instrumentadas por el Gobierno de Macri afectan "seriamente" a los trabajadores y advirtió que los sindicatos no aceptarán las condiciones de "ajuste" del acuerde recientemente sellado con el FMI.

"No nos vamos a resignar a que el ajuste pese sobre nuestras espaldas. El Gobierno tiene que corregir su programa económico. Hay que cambiar la orientación del modelo económico que está llevando al desastre al pueblo argentino", dijo Schmid.

Héctor Daer, otro de los líderes de la CGT, sostuvo que desde el inicio del Gobierno de Macri, a finales de 2015, Argentina ha acumulado una inflación del 95 adquisitivo de los asalariados y dijo que el Ejecutivo "no tienen la voluntad política de proteger a los trabajadores" y solo busca cumplir con metas de ajuste fiscal para favorecer a los sectores financieros."Las condiciones de crisis y de irritación ante medidas antipopulares se han ido profundizando", advirtió Schmid.

Ante la tercera huelga nacional convocada por la CGT en lo que va de la gestión de Macri, el presidente aseguró hoy que este tipo de medidas de fuerza "no contribuyen a nada" y "no suman" y defendió la propuesta de "sentarse alrededor de una mesa y que cada uno diga lo que tiene que hacer" -ver página 11-.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, calificó de "innecesaria" la huelga y aseguró que va a haber una "recomposición" de los salarios de los trabajadores, en momentos en que los sindicatos reclaman reabrir las negociaciones salariales ante la alta inflación.

"Nosotros entendemos que hay preocupación, que los últimos meses han sido de preocupación para muchos argentinos, pero también tienen que tener claro que hay un Gobierno que está trabajando para resolver los problemas". El también ministro del Gabinete nacional, Dante Sica, reconoció ante un grupo de empresarios de la UIA y la Cámara Argentina de Comercio (CAC), que "somos conscientes de que vamos a tener que revisar las paritarias.

Incluso, ahora el Gobierno apostará a la reapertura de paritarias para algunos sectores como herramienta para apuntalar los resultados del cuarto trimestre del año. Es más, el ministro de la Producción cimentó parte de la recuperación que prevé el Gobierno para la parte final del año a la suba del consumo producto de esos aumentos en los salarios de los trabajadores formales. También prometió renovar al plan "Ahora 12" para sostener el consumo, -ver Página 12-

"Se habló de paritarias y somos conscientes de que vamos a tener que revisarlas. Como viene la proyección de inflación creemos que para septiembre nos vamos a sentar con el sindicato. Sica tiene en claro que es un año complejo y que este tercer trimestre será difícil, pero cree que el cuarto se quiebra la tendencia negativa producto de las paritarias que se van a volcar el consumo", detalló, por su parte, Jorge Di Fiori, presidente de la CAC.

La medida de fuerza realizada por la CGT contó con la adhesión de gremios afiliados a las dos CTA, que, tal como lo decidió la CGT, optaron por no movilizarse. Sin embargo, agrupaciones sindicales de izquierda que no acuerdan con la conducción de la CGT acompañaron la huelga con cortes de calles y carreteras y un acto en el Obelisco para dar "visibilidad" a los reclamos de los trabajadores.

 

 

Frigerio sigue con el diálogo, ahora Uocra

 

El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, aseguró que la huelga general que ayer

realizó la CGT es "claramente un paro político, sin consignas claras". Recalcó además que el Gobierno continuará "en permanente diálogo" con los sindicatos. Frigerio remarcó que "el paro tiene que ser la última instancia cuando se acaba el dialogo" y que "éste no es el caso". "Nosotros estamos en permanente diálogo con los representantes de los trabajadores. De hecho, me reúno mañana en la Uocra para analizar y discutir temas que tienen que ver con la construcción, así que no se entiende muy bien por qué llegamos a esta instancia", indicó. En ese sentido señaló que hay un "récord de trabajadores formales en la historia de Argentina" con 6,3 millones de trabajadores privados registrados y que también hay "récord de trabajadores en la construcción" con 430.000 empleados en ese sector. El ministro afirmó que "las paritarias tienen, prácticamente en su totalidad, cláusulas de revisión en las cuales si la inflación supera lo acordado, esos acuerdos se revisan para que precisamente el trabajador no pierda poder de compra en el salario".

 

 

Gobierno "se ha entregado al Fondo"  - Hugo Moyano, líder de camioneros.

 

Para el secretario general del gremio de Camioneros, Hugo Moyano, "no se puede esperar mucho de este Gobierno; ellos nos han llevado a esta situación extrema, de hambre, y ellos mismos nos dicen descaradamente que está todo mejor y eso le da más bronca a la gente. Son un instrumento del poder, porque se han entregado al Fondo Monetario Internacional (FMI)".

 

"Para que el Gobierno de Macri caiga" - "Pollo" Sobrero, referente ferroviario.

Al encabezar el acto de la izquierda en el Obelisco, Rubén "Pollo" Sobrero, secretario general de la Unión Ferroviaria Seccional Oeste, dijo: "Vamos a seguir empujando por un plan de lucha para que caiga el Gobierno. Vamos por ganar las calles. Vamos por tirar abajo todos los planes de esta derecha y de todos sus cómplices. Hay que echar al gobierno de Macri".