La ministra de Relaciones Exteriores de Argentina, Susana Malcorra, viajó ayer a la Antártida para visitar este jueves la Base Carlini, una de las 13 estaciones que el país tiene en el continente blanco y en la que se desarrolla el mayor número de investigaciones científicas argentinas en el Polo Sur.


Acompañada de diversos funcionarios encargados del ámbito antártico, científicos y de un nutrido grupo de periodistas, Malcorra inició un viaje que supondrá la primera visita de un canciller del país a la Antártida en los 113 años de presencia oficial ininterrumpida argentina.


En torno a las 15 horas, un avión de la Presidencia dispuesto para la ocasión despegó desde la Base Aérea Militar del Aeroparque de Buenos Aires, con primer destino a Río Gallegos, capital de la sureña provincia de Santa Cruz. Allí, las autoridades y el resto de asistentes volarán en la mañana de hoy a la isla 25 de Mayo del Archipiélago Shetland del Sur, en la que se encuentran Carlini y otras bases extranjeras.


En esta expedición, la canciller, además de saludar al jefe de base y al jefe científico, encabezará un recorrido por las instalaciones de la base, que está administrada directamente por la Cancillería y que desarrolla la mayor cantidad de investigaciones argentinas en la zona, principalmente biológicas y ecológicas.


Según datos oficiales, el área en la que se ubica la estación es uno de los ambientes marinos de mayor diversidad y productividad, lo que lo hace óptimo para estudiar especies antárticas y los efectos del cambio climático sobre la biodiversidad. La producción científica en la Antártida por parte de Argentina -que está entre los 11 países con mayores aportes en ese campo- es ejecutada por el Instituto Antártico Argentino, organismo que actualmente desarrolla 46 proyectos en el continente. Las competencias por parte de Argentina, que cuenta con 13 bases -de las que seis son permanentes y el resto sólo operan en verano-, recaen sobre la Cancillería en los aspectos científicos y de política exterior y en el Ministerio de Defensa en las cuestiones logísticas.

 

Una zona de añosa disputa


Argentina mantiene un reclamo de soberanía en el sector antártico definido por el paralelo 60º Sur como límite Norte, y los meridianos 25º y 74º de longitud Oeste. No obstante, los reclamos de Chile y el Reino Unido se superponen con el argentino: mientras el británico abarca por completo el sector que reclama Argentina, el chileno es parcial, aunque desde 1947 se reconocen derechos de soberanía.