La primera etapa de renovación del histórico parque conocido como La República de los Niños estará lista para el 20 de agosto, cuando se reinaugurarán diversos espacios y atracciones del predio bonaerense ubicado en la localidad de Gonnet, La Plata.


La fecha elegida responde a la celebración del Día del Niño y los trabajos de readecuación se iniciaron en mayo e incluyeron una inversión de más de 80 millones de pesos para poner en valor 21 edificios del lugar.


La ‘Repu‘ -como la llaman los platenses- es una ciudad con 35 edificios pequeños hechos a escala de un niño de 10 años y cada uno de ellos fue construido mezclando estilos arquitectónicos diferentes e inspirados en famosos edificios que se levantan en distintas partes del mundo. 


Su construcción se inició en 1949 y fue inaugurada en 1951 por el entonces presidente Juan Domingo Perón y por esa época era uno de los parque temáticos más grandes y mejor diseñado de todo el mundo.


Entre las obras de recuperación, el espacio destinado al Banco de la Provincia. También la Casa de Gobierno, la Legislatura y el barco que pasea por el lago del predio. Este último es parte de un convenio con Astillero Río Santiago ‘para ser restaurado por primera vez en 65 años‘, explicó el secretario de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Silva.


El resto de la obra -confiaron fuentes del parque a la agencia oficial de noticias Télam- estará listo para junio del año próximo, cuando también se sumarán la ‘recuperación total‘ del edificio de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la renovación del Aeropuerto.


Según medios nacionales, este predio inspiró a Walt Disney para crear su propio parque de diversiones en los Estados Unidos. Para los turistas es un gran atractivo, el primero de su estilo en el continente, y para los platenses, un refugio para sus niños.


Tres áreas


El predio, ubicado en camino General Belgrano y 501, en Gonnet, está dividido en tres áreas: urbana, rural y deportiva. En el área urbana, hay calles, senderos y edificios que responden a las instituciones del gobierno de la República. Algunos de ellos son el Banco infantil, la plaza San Martín, que es una réplica del Palacio Ducal de Venecia, y el palacio de Cultura, inspirado en el Taj Mahal de la India. También está la Legislatura, inspirada en el Parlamento inglés, donde se encuentran la Cámara de Diputados y Senadores del Gobierno Infantil de la República; la Policía, los Bomberos, un microcine y una radio. En la parte rural hay una granja, una carpintería y un vivero. Y el área deportiva tiene como eje del espacio al Estadio. Por todo el predio de 53 hectáreas se extienden las vías del tren, que en febrero de 2016 volcó y provocó heridas a 16 personas.


Por la ley nacional 25.550, del año 2001, La República de los Niños es monumento histórico nacional. Esto significa que el lugar representa un gran valor histórico para el país, y que está protegido por la ley nacional.


La República de los Niños se levantó hace más de medio siglo en un predio ubicado en Gonnet, en tierras que pertenecían al antiguo “Swift Golf Club” destinadas a los frigoríficos ingleses asentados en la región. La construcción comenzó financiada con recursos provinciales. Fue inaugurada el 26 de noviembre de 1951 por el entonces presidente Juan Domingo Perón. Considerado el mayor emprendimiento infantil de Latinoamérica, fue fundada con un doble propósito: esparcimiento y enseñanza de los derechos y obligaciones cívicas. Hace días llegó al predio un avión para que sea visitado por los pequeños que asistan a la República de los Niños.

 


El Boeing para los pequeños

 

Por estos días, el avión Boeing 737-200 que fue operado por Aerolíneas Argentinas llegó a La Plata para convertirse en atracción en la República de los Niños. Es la única aeronave argentina que sobrevoló las Islas Malvinas durante la guerra. En 1971, Aerolíneas incorporó al Boeing 737 con la matrícula LV-JTD, la misma que en 1982 trasladó soldados, en pleno conflicto bélico. Tras el alto al fuego, continuó con los vuelos de cabotaje, hasta que a fines de 2001 fue desafectado del servicio activo. Al año siguiente, este Boeing se reconfiguró en jet ejecutivo y uno de sus clientes más exclusivos fue el expresidente Carlos Menem, quien lo utilizó en 2003 para movilizarse hasta los actos de la campaña presidencial que perdió frente a Néstor Kirchner. Ya ungido como presidente, fue Kirchner quien reemplazó momentáneamente el famoso Tango 01 que estaba en reparaciones, por el LV-JTD.