El tatuador sanjuanino Patricio Pioli, quien fue condenado por “coacciones y lesiones leves calificadas”, nuevamente es noticia. En la ocasión, se pudo conocer que la Justicia emitió una orden de procesamiento en su contra. Según la notificación, esta nueva disposición es por la supuesta comisión de los delitos de “desobediencia a la autoridad, dos hechos en concurso real”. Así mismo, se dictó prisión preventiva, que deberá cumplir en el Servicio Penitenciario Provincial.

Por su parte, esta nueva causa es por desobedecer la orden de restricción que pesaba sobre él, cuando en su oportunidad se hizo presente en una radio local y habló sobre su ex pareja, lo cual tenía prohibido por la Justicia, y allí la acusó de padecer una enfermedad psiquiátrica y contó detalles íntimos sobre ella.

Cabe remarcar que esta nueva causa, si bien se desprende de la denuncia y la causa inicial por la cual fue condenado, se trata de un delito diferente y por lo que podría ser llevado a juicio.

EL CASO QUE LO LLEVÓ A PRISIÓN

Pioli había sido condenado a 5 años de prisión por “coacción y lesiones leves calificadas” en contra de su expareja, Paula Sánchez Frega por divulgar material íntimo de la joven. Se trató del primer proceso oral en el país por difusión de material sexual íntimo, tipificado en el Código Penal como “pornovenganza”. El caso fue clave para la Reforma del Código y la inclusión de esta figura como delito informático.

Sánchez Frega conoció a Pioli en 2016, cuando fue al local donde trabajaba. Iniciaron una relación y a los dos meses el tatuador se fue a vivir a la casa de ella. Dos meses después la relación empezó a tensionarse por continuas peleas. A los ocho meses de vínculo ella logró que el tatuador abandonara la vivienda. Tras la separación recibió insultos y amenazas, y sufrió por la publicación de fotos y videos sexuales.

Fuente: El Independiente / Redacción