Un homenaje con globos se vivió en el Belgrano Rugby Club de San Rafael, en Mendoza, en recuerdo de Genaro Fortunato, quien murió hace una semana tras ser atropellado por su pareja.

 

Fue el primer partido que se disputó en el club y se vivió con lágrimas y emoción de los familiares y amigos del rugbier que tenía 25 años.

 

Los compañeros de Fortunato salieron a la cancha en medio de un túnel que formaron nenes de las divisiones inferiores que tenían en sus manos globos rojos, azules y blancos, los colores de Belgrano. Una vez en la mitad de la cancha, se unieron los jugadores del rival y todos abrazados desplegaron una bandera para recordar a Genaro.

 

 

Hubo un minuto de silencio que sólo se quebró por algún sollozo. Y luego le entregaron a la familia del rugbier fallecido una banner con una foto donde aparecían sonrientes Genaro, su padre Miguel y su hermano Fausto, también jugador de Belgrano.

 

Finalmente, la madre de Fortunato recibió una camiseta de su hijo, encuadrada y firmada por sus compañeros. La mujer, emocionada, la besó y rompió en llanto mientras el resto de los presentes aplaudía respetuosamente.