Primero fue el gobierno de Tierra del Fuego que ante la falta de médicos en la provincia ofreció dar 15.000 pesos para alquiler de vivienda y hasta pagar la mudanza y pasajes aéreos para quienes decidieran ir a cubrir las vacantes. Ahora, es el turno de Río Negro, que salió en busca de profesionales de Venezuela que llegaron en el último año al país escapándole a la crisis de Caracas para llenar unas 60 plazas en los hospitales públicos.

Fabián Zgaib, Ministro de Salud de la provincia patagónica, admitió que están realizando trámites con la Dirección Nacional de Migraciones para radicar en la región a médicos especializados que llegaron al país en los últimos meses procedentes de Venezuela y que se encuentran buscando empleo. Así lo informó el diario Río Negro.

"Tenemos que adecuar una resolución nacional con un decreto del gobernador, pedirles un examen de Residencia y evaluar la práctica profesional, para que haya garantías de calidad en la atención", indicó Zgaib

Según un registro de datos nacionales a los que el Ministro de Salud rionegrino tuvo acceso, serían unos 2.000 los galenos venezolanos que, sin tener un trabajo estable, se radicaron en el país entre 2017 y lo que va de 2018, en su mayoría en Capital Federal.

La preocupación de las autoridades sanitarias de Río Negro por la falta de médicos no es nueva. Desde hace más de un año, la baja cantidad de galenos en la provincia viene afectando la atención sanitaria en diversas comunidades, especialmente las ubicadas en la Línea Sur, una de las áreas más frías de la Patagonia con alrededor de 15 mil habitantes. También hay vacantes en ciudades mucho más grandes como General Roca y Cipolletti, ambas de unos 100 mil habitantes.

A principios de año, el Ministerio de Salud de la provincia anunció que ofrecería salarios de hasta 80 mil pesos y en algunos casos, viviendas para los profesionales que quisieran radicarse en comunidades semirrurales. En estos casos el salario básico, que ronda los 40 mil pesos, se incrementa al doble realizando las guardias obligatorias, con los cual alcanza generalmente los 77 a 78 mil pesos.

Zgaib señaló que hay dificultades para completar sus plantillas de profesionales, particularmente en especialidades como la de médicos generalistas. La falta de este tipo de médicos se nota además en centros de salud periféricos, donde acuden los pacientes de cada barrio para tratar diversas dolencias.

Zgaib descartó que las vacantes tengan que ver con motivos netamente económicos. Aseguró que los salarios de los médicos, más las horas extra, redondean una cifra interesante comparándola con otras provincias.

El ministro de salud provincial coincidió en ese sentido con el diagnóstico realizado por José Robacio, director del Hospital Artémides Zatti de Viedma, que la semana pasada cerró la especialidad de gaestroenterología cuando se quedó sin sus dos especialistas. "Es un problema de vocación y formación, hay médicos que no quieren hacer guardias y por eso prefieren no trabajar en el sector público, donde algunas guardias, pasivas o activas, son obligatorias", aseguró el responsable del hospital.

 


Cómo contactarse

Los interesados pueden enviar sus antecedentes a los correos daroca.