Confirmado. Mauricio Macri encabezará este lunes, a partir de las 11.45 en el Centro Cultural Kirchner (CCK), la presentación de las propuestas que impulsará para promover consensos en torno de un conjunto de políticas públicas.

El gobierno nacional anunciará una agenda tributaria y laboral este lunes que requerirá de acuerdos "políticos y parlamentarios", ya que no sólo deberá avanzar en un nuevo pacto fiscal sino que además promoverá una ley de blanqueo laboral con una reducción de los aportes patronales con la intención de generar "un millón de empleos formales". También se tomó la decisión de gravar la renta financiera para inversiones que superen los $1,4 millones en caso de bonos, depósitos a plazo fijo y Lebacs. Las acciones quedarían exentas.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, anticipó ayer que en la presentación de mañana se trazarán "acuerdos básicos de gobernabilidad" y afirmó que "viene una etapa de alivio fiscal" y una reforma impositiva "equitativa", entre otros puntos.

En ese marco, una importante fuente del oficialismo en el Congreso confirmó que con la nueva composición parlamentaria, es decir después del 10 de diciembre, se discutirá "la agenda tributaria" que incluye un paquete de impuestos que vencen a fin de año.

En principio, desde el oficialismo, advirtieron que si la oposición no respeta los lineamientos del proyecto de presupuesto enviado por el gobierno para 2018, el cual calificaron como "fidedigno" se mantendrá el esquema presupuestario de este año.

"El presupuesto es fidedigno, no vamos a hacer locuras, estamos abiertos a modificaciones, pero vamos a hacer grandes cambios si no conservamos el aprobado el año pasado", dijo el legislador.

Una amplia expectativa generó el anuncio que hará este lunes Macri sobre una reforma fiscal pero desde el Congreso el oficialismo advirtió que lo que difundirá "será una agenda política no sólo parlamentaria", ya que "muchas de las medidas requieren un acuerdo político no legislativo". Al respecto desde el oficialismo anticiparon que "en términos fiscales tenemos que perder todos, Nación y provincias, porque los que tienen que ganar son los privados para garantizar la generación de millones de puesto de trabajo". "Nadie puede ceder recaudación, por eso apelamos ahora a una legislación de implementación postergada", adelantaron.

En principio, la agenda fiscal incluirá el Revalúo Contable e Impositivo, la renovación de impuestos al cheque, a los sellos y a ingresos brutos, que son regímenes que vencerán a fin de año. Además, se prevé avanzar con un impuesto a la renta financiera que gravaría los intereses de las personas físicas, es decir, la renta de los plazos fijos. Al paquete se sumaría la prórroga del Pacto Fiscal que vence el 31 de diciembre y será utilizado como pieza de negociación con las provincias. Sin embargo, desde el oficialismo desestimaron la posibilidad de avanzar en una modificación del Impuesto a las Ganancias.

Entre los anuncios se espera con gran expectativa la reforma a la Ley de Cheques.

Respecto de la agenda laboral, el gobierno se comprometió a "bajar" los aportes patronales porque "es el impuesto más pesado", aunque no trascendió el porcentaje que se recortaría. "Vamos a impulsar la ley de blanqueo laboral que incluye una amnistía con incentivos para empleador y empleados", confirmó el legislador y destacó que la propuesta incluirá la posibilidad de "no pagar aportes hacia atrás" para quienes formalicen a sus trabajadores "en negro" con "una amnistía en las causas penales o fiscales".

En tanto, se "reconocerá un lapso" de antigüedad del trabajador blanqueado para "recaudar más para pagarle a los nuevos jubilados", añadió la fuente. Y, advirtió que "el problema es la informalidad, por eso queremos blanquear entre 500.000 y un millón de trabajadores". La reforma previsional, a su vez, está agendada para 2018.


Los cambios que propone

*Tras la presentación del plan de reformas económicas que el presidente Mauricio Macri presentará mañana ante los gobernadores, empresarios, sindicalistas, jueces, etc., planea enviar una propuesta al Congreso para bajar la alícuota del Impuesto a las Ganancias para las empresas que reinviertan sus utilidades. En ese caso accederán al siguiente beneficio: en lugar de pagar una alícuota de 35% será una de 25%.

*Por otro lado, sobre el impuesto a los créditos y débitos en cuenta corriente, la decisión del Poder Ejecutivo es permitir que, en forma gradual, su pago se vaya tomando a cuenta del Impuesto a las Ganancias.

*También apuntan a otras modificaciones. Por ejemplo el pago del Impuesto al Cheque podrá tomarse a cuenta de Ganancias. Y se gravaría la renta financiera para inversiones mayores a $1,4 millones en caso de bonos, depósitos a plazo fijo y Lebacs. Las acciones quedarían exentas.

*Además, el Gobierno propondría que empresas que proveen servicios en el país pero no están radicadas aquí paguen IVA como es el caso de Netflix o Spotify de creciente auge en Argentina. Y aumentar las alícuotas de lo que se denominan impuestos internos, esto es, a las gaseosas, cervezas, tabaco y otras bebidas alcohólicas. Aún no se sabe a ciencia cierta si aquí también entra el vino.


*El plan del Gobierno pasa por bajar la presión tributaria en los próximos diez años pero al mismo tiempo no perder recursos porque se trata de bajar el déficit fiscal. Este año el rojo primario sería 4,2% y para el año que viene la meta es 3,2%, publicó Clarín.