Un hacker burló la seguridad del sistema informático de la Policía Federal y también publicó información falsa y mensajes agresivos desde la cuenta de Twitter de la Prefectura Naval Argentina.

El ministerio de Seguridad denunció este lunes ante la Justicia que el sistema informático de la Policía Federal fue "hackeado" y que se hicieron públicos datos sobre investigaciones criminales e información clasificada.

Con un relato hasta inclusive peligroso, los hackers se apropiaron de la cuenta de la Prefectura: "Vieja pegó mal", señalaba al mediodía un tuit de la fuerza que conduce la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, cuyo vocero confirmó a este diario el hackeo. Pasadas las 13.40, afirmaban en el Ministerio que el robo de la cuenta "ya estaba solucionado".


 

"Hace unas horas, 3 de nuestros buques fueron atacados por misiles británicos. La Fuerza Aérea y la Armada han respondido con éxito a esta violación de nuestro territorio. El presidente Mauricio Macri ya está en camino hacia el lugar. 27 oficiales de prefectura han fallecido", indicaba otro tuit más preocupante pero que es falso.

No es la primera vez que hackean sitios del Ministerio de Seguridad, pero este coincidió con la dura derrota del oficialismo en las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).


 

En uno de los tuits fruto del hackeo, a su vez retuitearon uno de @lagorraleaks que advierte. "Che Bullrich dicen de la federal que les compres más chalecos y pistolas. se van a tener que cuidar". Y hace un emoticón de risas.

Fue la cuenta @lagorraleaks, que ya en 2017 informó haber vulnerado correos del Ministerio de Seguridad, la que se adjudicó el hackeo de la cuenta de Twitter de la Prefectura e informó también haber filtrado una serie de datos reservados de la Policía Federal y de la Policía de la Ciudad.


 

Entre esa información, según constató Télam con especialistas en seguridad informática -que pidieron preservar sus nombres- figuran 5GB de escuchas telefónicas y una base de datos con más de 200.000 PDF que contienen información personal de agentes policiales (como nombres, apellidos, DNI, direcciones, información bancaria y teléfono).

Aunque en un principio trascendió que también habían filtrado información de la Policia de la Ciudad, desde esa misma fuerza confirmaron a este diario que no fueron alcanzados por los hackers. 

Esta información fue publicada en la deep web, una zona de internet a la que solo se puede acceder con el navegador TOR, informó #LaGorraLeaks2.0 en un grupo de Telegram.

En ese mismo foro, a las 10.56 anticipó que "en horas se va a realizar un ataque dirigido a una cuenta de Twitter", tras lo que se atribuyó la toma de control de la cuenta de la Prefectura.

"Informamos que esta cuenta fue hackeada este mediodía. Los comentarios fuera de lugar que se publicaron en ese período no reflejan la opinión de la institución y fueron eliminados una vez recuperado el control de la misma", publicó la fuerza de seguridad nacional tras solucionar el inconveniente.

"Ya se iniciaron las investigaciones para determinar desde dónde se produjo el hackeo", agregó en otro tuit.

El usuario en Twitter que divulgó la información había amenazado desde el sábado con hacerlo. El domingo, el día de la elección, insistió en que tenía "la ubicación en tiempo real de todos los controles policiales que hay en rutas nacionales", y finalmente la compartió a través de dos links.