Apareció el cuerpo de Rodrigo Segovia (22), el joven oriundo de Paraná que permanecía desaparecido desde el pasado martes 10 de enero. Había sido arrastrado por la corriente en el río Araza, en la localidad peruana de Quincemil. Fue reconocido este miércoles por su papá. Según informaron fuentes del Gobierno de la provincia de Entre Ríos a Infobae, el cuerpo sin vida del joven de 22 años fue encontrado en una localidad cercana a Mazuco, en el departamento de Madre de Dios.

 

Rodrigo tenía 22 años


 
El cadáver había llegado hasta San Andrés, un afluente del río Inambari, que se une con el Araza a 50 kilómetros del lugar donde Rodrigo se había tirado al agua intentando ayudar a una turista francesa, que se encontraba con él y con otros mochileros en Quincemil. El cuerpo fue reconocido por Oscar Segovia, su papá, quien desde el viernes pasado se encontraba en Perú junto a su mujer, Elsa, siguiendo de cerca la búsqueda. Según se pudo saber, fue un tatuaje en la pierna de Rodrigo, lo que no dejó dudas acerca de su identidad.

 


Oscar Segovia y su esposa, se encuentran por estas horas regresando a la Argentina, según informaron fuentes del Gobierno de Entre Ríos, en tanto que al cuerpo del joven se le realiza por estas horas una autopsia en la ciudad de Cuzco. El joven había salido de mochilero a principios de diciembre. La última vez que Rodrigo había sido visto con vida, se encontraba en la localidad peruana de Quincemil junto a dos chicas francesas y un turista chileno. Fue una de las jóvenes la que cayó al agua y a la que él habría intentado ayudar, pero terminó siendo arrastrado por la corriente.