La fuerte tormenta en Alta Montaña produjo, en la tarde de este sábado, la crecida del río Cacheuta, un cauce habitualmente seco, en el que sólo corre agua cuando se producen precipitaciones como estas, y que desemboca en el Dique Potrerillos.


Justamente al costado del dique, debajo del puente de la ruta que lo rodea, había una gran cantidad de personas que llegaron hasta ese lugar incluso con sus vehículos para aprovechar la sombra del puente y poder realizar actividades en el dique.

 

Cerca de las 14, la mayoría fue advertida de la posible crecida del río por la tormenta, por gente de la Asociación de Windsurf, entre ellos Gustavo Almenara, quien dio detalles de lo ocurrido.


Algunos tomaron dimensión de la situación mientras que otros hicieron caso omiso.


Los que se quedaron, alcanzaron a salir del lugar al ver el agua pero no pudieron sacar sus vehículos y varias de sus pertenencias. La corriente se llevó desde heladeritas hasta sombrillas y dejó enterrados a unos 20 vehículos.


Ante esa situación, trabajadores de la empresa constructora que está realizando tareas en ese puente colaboraron con dos grúas gigantes para poder sacar los autos enterrados por la crecida.


"Fue un momento caótico por la presencia de familias, incluso con niños. Había muchos turistas que no conocen el lugar y no quisieron escuchar las advertencias", relató Almenara.