El presidente Mauricio Macri fue insultado este sábado por un grupo de entre 5 y 10 manifestantes cuando salía junto a su hija Antonia de la iglesia del Santísimo Sacramento en Tandil, donde pasa la Semana Santa con su familia.


Macri fue abordado cuando se subía a su camioneta por ese reducido grupo de personas que llevaban carteles en reclamo de la libertad de la jefa de la organización social Tupac Amaru, Milagro Sala, y también de que el Gobierno convoque a la paritaria nacional docente.

 


Entre insultos y reclamos porque se encuentra de vacaciones, el Presidente se retiró del lugar junto a su hija Antonia, manejando él mismo su camioneta y el incidente no pasó a mayores.



El video del momento, que fue publicado por el medio tandilense Eco, muestra además que una de las pancartas decía "Macri pará la mano".

 



En la zona también se observó a otros vecinos que se acercaron a saludar al Presidente y lo alentaron con un: "Vamos Mauricio".



En la iglesia, antes del momento tenso, Macri se reunió con el intendente de Tandil, Miguel Lunghi, y el padre Raúl Troncoso, párroco del lugar.

 

Fuente: Télam