Pensando en las elecciones legislativas del 14 de noviembre, Juntos por el Cambio se enfoca en captar votos de electores indiferentes y de los núcleos urbanos con gran cantidad de votantes.

Después de las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) del 12 de septiembre, Juntos por el Cambio acordó que una prioridad para la recta final de la campaña será organizar la fiscalización el día de los comicios, un mensaje que recorrió a toda la dirigencia de la coalición opositora, desde donde buscan evitar una remontada del oficialismo.

El martes pasado, los principales dirigentes de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio (JxC), que nuclea al PRO, al radicalismo y a la Coalición Cívica, lograron reunir en un evento en el centro porteño a los ganadores de las primarias de las 17 provincias en las cuales se impuso la coalición opositora.

Allí se definieron algunas líneas sobre la estrategia electoral: resolvieron que se incrementará la fiscalización para las legislativas de noviembre, objetivo que el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta buscó reforzar con una advertencia: "No subestimemos a quien tenemos enfrente".

La dedicación asignada a la tarea de "custodiar el comicio", como lo definió el candidato a diputado Ricardo López Murphy, se complementa con un análisis y una proyección pormenorizada de los números que se buscarán provincia por provincia: el objetivo más ambicioso es quitarle al Frente de Todos el quórum en el Senado y reducir su bloque en Diputados.

Al llamado a una fiscalización masiva lo acompañan advertencias sobre lo que pueda ocurrir en las elecciones generales, aunque esas posturas reflejan que el escenario de un oficialismo que recorte diferencias, o que incluso revierta el resultado de las PASO en algunas provincias, es percibido como una de las posibilidades.

López Murphy adelantó que él mismo actuará como fiscal en las legislativas para "dar el ejemplo", y planteó que "la idea de custodiar" la elección del 14 de noviembre "será la tarea más importante".

El desafío en territorio bonaerense es lograr que más gente vaya a votar en relación a las PASO, donde hubo una afluencia del 68,29% de los 12.704.518 electores habilitados para sufragar.

El nivel de ausentismo y de indiferencia en un sector del electorado es un aspecto clave por atender. Desde el comando de campaña de Juntos en la provincia de Buenos Aires evalúan que en los comicios de noviembre la cifra del 68% podría incrementarse pero no más allá del 75%.

Además, JxC espera lograr captar parte de los 800 mil votos de fuerzas políticas que no lograron traspasar el umbral del 1,5% de los sufragios que exige la ley para competir en noviembre.

Asimismo, los recorridos y cartelería estarán puestos mayoritariamente en los núcleos urbanos con gran cantidad de votantes, en particular municipios bonaerenses como La Matanza y Lomas de Zamora, entre otras localidades.

En esos distritos, los candidatos Diego Santilli y Facundo Manes harán recorridas juntos, aunque seguirán manteniendo sus identidades y actividades propias: en JxC creen que este esquema permitió que -sumadas ambas listas- consiguieran en las PASO un total de 37,99% de los votos.

Manes apostará otra vez al voto del interior bonaerense mientras que Santilli concentrará visitas en el primer cordón del conurbano, más cercano a la Ciudad de Buenos Aires.

Télam

Por Mar del Plata

Tras las elecciones primarias, el candidato a diputado nacional bonaerense de Juntos, Diego Santilli, visitó la ciudad de Mar del Plata, donde conversó con vecinos y comerciantes y realizó una caminata por la zona céntrica junto al intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro.